de Trenque Lauquen
Martes 17 de Mayo de 2022

A 36 años del Canal de la Pala Ancha

Una muestra de compromiso, coraje y unión de los trenquelauquenses

En plena catástrofe por las inundaciones, entre el 13 y el 14 de mayo de 1986 miles de vecinos se unieron para cavar un canal de 2.200 metros con el fin de proteger a la ciudad. Así cubrió aquel evento La Opinión hace algo más de tres décadas y media.

Por Martín Ramirez Barrios – Periodista

Las tristemente recordadas inundaciones que sufrió Trenque Lauquen en la década del ´80 dejaron cientos de historias, pero sin dudas una de las más recordadas es la del Canal de la Pala Ancha, plasmada en mayo de 1986, y que tuvo un significado positivo al resultar una demostración de unión del pueblo ante la adversidad.

Según recuerda el archivo del Concejo Deliberante, el agua proveniente del Río V y las intensas lluvias ocasionaban zozobra en la población, la gente veía que podía perder todo a causa de las inundaciones y se generaba un proceso de enojo y desesperación generalizado, máxime en función de que no se encontraban soluciones a la problemática. En ese marco los habitantes de Trenque Lauquen se movilizaban permanentemente y conformaron de manera espontánea una organización que denominaron la Multisectorial, encargada de llevar sus reclamos a las autoridades y organizar a la gente. Mientras, al norte del casco urbano la laguna Picún Lauquen estaba a punto de desbordarse. Y tratando de encontrar una posible solución a ese desborde se toma la decisión de, aquel 13 de mayo, construir un canal, que luego sería recordado como una inmensa gesta popular y se lo denominaría “Canal de la Pala Ancha”, quedando en la historia a partir de que para el mismo una multitud se lanzó a realizar una tarea muy grande, que se creía muy importante, en función de lo que se estaba viviendo.

Escenario

En los primeros días de mayo de 1986 la mano venía dura. Diez partidos del noroeste bonaerense, entre ellos Trenque Lauquen, vivían el drama de las inundaciones. Y en el caso de nuestro distrito se definía al panorama como “grave”, destacándose poblados aislados, como La Carreta y Girodías, y que hasta ese momento el partido había perdido más del 60 por ciento de la cosecha fina y la ciudad cabecera se encontraba rodeada por al agua, y teniendo inutilizable desde hacía tres meses el acceso a la Ruta Nacional 33.

También estaban afectados Daireaux, Hipólito Yrigoyen, Pehuajó, Carlos Tejedor, Carlos Casares, General Villegas, Rivadavia, Pellegrini, Guaminí y Salliqueló.

Las autoridades trabajaban duramente, y los problemas no cesaban entre el agua del Río y meses de lluvias que no daban tregua. En ese marco, entre otras obras, se construyó un canal de 45 kilómetros desde Cuero de Zorro para llevar agua a El Hinojo, Las Tunas Grandes y Las Tunas Chicas.

La desesperación era grande y desde la Multisectorial se impulsó para el domingo 11 de mayo una movilización y toma pacífica de la municipalidad y la sede de Hidráulica, y para el lunes 12, un cese de actividades, todo en busca de reclamar a las autoridades soluciones, en medio de un escenario donde además de los problemas hídricos surgieron disputas con pueblos vecinos como el de Rivadavia.

Tres días agitados

El 12 de mayo la tapa de La Opinión anunciaba que ese día vecinos bloquearían edificios públicos entre las 8 y las 18 horas con una ocupación pacífica en el municipio y la delegación de la Dirección de Hidráulica, en reclamo de urgentes medidas que permitan evitar el riesgo de nuevas inundaciones en la planta urbana de Trenque Lauquen, en el marco de una medida de fuerza confirmada en asamblea el día anterior en el Club Ferro tras la cual un numeroso grupo de pobladores marchó hacia la sede de Hidráulica y el palacio comunal, donde se colocaron carteles, que en el primer caso esgrimían frases como “Hidráulica clausurada por inoperante” y “Exigimos soluciones técnicas y no políticas”, en tanto, en los que se colocaron sobre el frente del municipio se leía “Urgente solución al Río Quinto” y “Municipalidad clausurada por peligro de inundaciones”.
Finalmente aquella manifestación pacífica del 12 de mayo, que llegó a reunir unas 3 mil personas en horas de la tarde (y que incluso fue acompañada por el cierre de la mayor parte de los comercios céntricos, un paro de judiciales y un gran ausentismo en establecimientos educativos, a lo que se sumó un asueto para municipales “en resguardo de la integridad física de los empleados”) finalizó luego de que un vocero de la Multisectorial anunciara la posición asumida en conjunto por ese nucleamiento, el Intendente Horacio Arrastúa y el Concejo Deliberante de exigir a la Provincia el cumplimiento de la resolución de concretar taponamientos en el canal La Dulce, algo que no se había podido concretar la jornada anterior a raíz de una fuerte oposición de pobladores de Rivadavia que impidieron el desplazamientos de las maquinarias que debían realizar los trabajos.
Ese mismo 12 de mayo, más tarde, la comisión Multisectorial, tras una larga deliberación, convocó a todos los pobladores a concurrir al día siguiente a la Plaza San Martín a las 13, advirtiendo sobre la necesidad de concurrir con “botas, palas, bebidas calientes y algún refrigerio”, solicitando también a los propietarios de camiones, camionetas u otros vehículos de alto porte para que se concentren en la plaza a la hora indicada a fin de facilitar el traslado de los movilizados. En tanto, se informó que una comisión técnica, luego de evaluar que una “pinchadura” del bajo Vidania podría acelerar la inundación en el sector NE de la ciudad cabecera, dictaminó que era necesario realizar un canal de salvaguarda de la planta urbana, para lo que se convocaba a la población.
Así el 13 de mayo se concretó la histórica jornada en la que alrededor de 6.000 personas cavaron unos 1.200 metros de canal en algo más de diez horas.
Los pobladores que se congregaron pasado el mediodía frente al palacio municipal se dirigieron en caravana hacia el sector nornoreste de Trenque Lauquen, donde comenzaron la construcción, a pala, de un canal de 2.200 metros para derivar posibles desbordes de la laguna Picún Lauquen hacia el canal de desagües pluviales. Y luego de horas de ininterrumpida labor los vecinos comenzaron a retornar a sus hogares, anunciándose que en la jornada siguiente se continuarían los trabajos hasta dejar concluido el canal. Así se dio. Tras las tareas finales, unas 2 mil personas volvieron a concentrarse en la tarde del miércoles 14 de mayo frente al palacio comunal para festejar la conclusión del canal. Y una multitud, pala en mano, entonó cánticos y consignas como “aquí están, estos son los que hicieron el zanjón” y “se siente, se siente, el pueblo está presente”.

El resultado

Según algunas apreciaciones de aquellos días, durante esas dos jornadas de paleadas se movieron unos 70.000 metros cúbicos de tierra para un canal de una profundidad promedio de 1,50m y un ancho de 2m.

En tanto, durante los dos días de gesta los trabajadores fueron asistidos por otros vecinos, principalmente mujeres, que proporcionaron alimentos y bebidas constantemente.

A su vez, el intendente Arrastúa le manifestó a la Multisectorial la puesta a disposición de maquinaria municipal para colaborar con tareas de finalización, principalmente pensando en la jornada siguiente, según manifestó en aquel entonces La Opinión, medio donde también se indicó que el Ejecutivo hizo público reconocer, valorar y apoyar la acción desplegada por el pueblo.

Para culminar, cabría agregar que empíricamente el Canal de la Pala Ancha no terminó, por suerte, siendo necesario, ya que ningún desborde llegó a ese sector. Pero más allá de eso, su cavado cobró el mote de hazaña y terminó siendo una muestra de unión, coraje y compromiso de los trenquelauquenses que seguirá recordándose por mucho tiempo.

Más notas de la sección
Cargando...