“Una canción que me ayudó a seguir remando”

Por: Jorge “Alemán” Azpiroz, Músico y escritor

El reconocido músico local, líder del Aleman Grup y autor de las siguientes líneas, abre esta nueva sección de La Opinión titulada “Historias de canciones”, la cual tiene el fin de conocer el detrás de escena de aquellos temas que ya son verdaderos clásicos locales. En esta oportunidad, el artista hizo referencia a “Leven anclas” del segundo disco del Aleman Grup, “Escrache”.

Me han pedido que recuerde y elija algún tema de la banda, ¡vaya tarea!, pues todos representaron momentos y vivencias intransferibles de nuestros periplos musicales en estos 40 años de trayectoria.

Tal vez las que más han permanecido en la memoria de la gente hayan sido –en diferentes épocas-  canciones como: “Penalty”, “Levanto vuelo”, “No pasa nada”, “Extranjeros” o “Joven argentino”, que incluso fue tomada por el programa del periodista Eduardo Aliverti de aquellos años en CABA, en un programa especial para abordar la temática de nuestra juventud argentina.

Varios de ellos sonaron en radios de CABA, La Plata y otras ciudades, y en programas de TV, tal es el caso de “Mr Brown”, que se emitió dos veces por la TV Pública, pero uno lleva en el corazón tantísimas otras, quizás más humildes y ocultas como ”Bebe de mi cabernet”, “Espumas y naufragios”, “Loco abril”, “Balada simple”, “Loco mundo” o “Cerrado por melancolía”, entre tantas que integran los siete discos de la banda.

Bailando sobre la espuma

Pero, a pedido del periodista de La Opinión (al que me une un grandísimo afecto) voy a rememorar “Leven anclas” que es su preferida y a mí también me gusta mucho, mucho… y que tiene su propio público, tanto que aún hoy nos la siguen pidiendo en cada show.

Es una canción que nos gusta tocar porque el ritmo sincopado, rara mezcla de folk, rock y música étnica arábiga, sostiene una poesía cruda, existencialista donde intento definir el camino interno, el viaje hacia uno mismo, razón definitiva de vivir realmente la vida.

La canción está compuesta de versos de a ratos opresivos, duros, pero siempre resilientes, la siempre lacerante aceptación de la finitud, la búsqueda eterna del sentido de existir y persistir, la urgencia de ser libres en un mundo que digita y controla, y la necesidad de despojarnos de todo disfraz y tratar, por lo menos, de ser los más auténticos y transparentes que podamos, no dañar lo que nos rodea como forma de construcción y reacción ante lo establecido e inevitable. Por eso, la temática insiste en viajar hacia dentro, hacia nuestro ser real, nuestro ser interior, hacia donde –todavía- no podemos ser sometidos ni esclavizados. Como suelo prologar en vivo, “el viaje más maravilloso y que no conseguirás en ninguna agencia de turismo”.

En definitiva, la imagen que trato de expresar es de ese viaje introspectivo y la lucha por buscarnos y encontrarnos en lo más sincero de nuestras emociones. “Solo rema sobre el mar tu destino de sal, solo rema tu odisea”, concluye estoico el estribillo, convencido de que en el remar, en el persistir está el verdadero camino, vivir sin corazas ni escenografías, más hacia adentro que para “el afuera”, libres de la mejor libertad, ¡la libertad de pertenecernos!.  “Desnúdate, verás tu piel, bailando sobre la espuma!”,

Dos versiones

Este tema tiene muchos años de compuesto pero, como decía, seguimos tocándolo a pedido, tanto es el cariño que nos devuelve esta canción que la incluimos inicialmente en nuestro segundo disco “Escrache” (1998) grabado en Capital Federal y nuevamente en el último “Los Otros Mundos” – aggionarda y modernizada- del año 2022.

Me gustan particularmente las canciones que uno puede tocar con toda la banda, muy producidas musicalmente o, por el contrario, despojadas sólo con la guitarra y la poesía. “Leven anclas” es de ese tipo de composiciones que se bancan cualquier circunstancia y orquestación.

“No dejarnos caer”

Como comienza la letra, “Leven anclas, debemos partir pues el tiempo corre tras de ti como un puñal ebrio de sangre..”, de eso creemos que se trata todo, no sólo la música sino la vida misma, no abandonar el remo, ni las ganas, no dejarnos caer aunque tengamos que bailar sobre la espuma, porque nada nos da más vida que saber que nuestro viaje es el camino y que soñar nos mantiene sintientes aún en medio de tormentas y mares esquivos. “Boga un sueño y ya no tendrás fin, tira el compás… ¡sigue la luna!”, sin preocuparnos por destinos ni señales, sino sólo el disfrute de disfrutar el tiempo que nos toque.

La mejor canción suele ser la que estamos buscando eternamente, decimos los compositores, pero muchas de ellas, como el caso de “Leven anclas”, me da  la tranquilidad de saber que puedo escucharla por siglos o por lo menos hasta que dure este maravilloso viaje de convidar emociones.

 

Letra: Leven anclas

 

Leven anclas, debemos partir
Pues el tiempo corre tras de ti…
¡Como un puñal ebrio de sangre!

Suelta amarras no dejes nada aquí
Solo lleva lo que amas de ti… ahhh
Tira el disfraz que tanto abruma

 

Desnúdate, verás tu piel,
Bailando sobre la espuma…
Solo rema sobre el mar tu destino de sal

Solo rema…

 

Todos dicen donde debes ir,
Pero nadie se anima a partir,
El cielo ignora a quien no vuela

Viaja eterno hasta el fondo de ti,
Boga un sueño y ya no tendrás fin… ahhh
Tira el compás.¡sigue la luna!

 

Desnúdate, verás tu piel,
Bailando sobre la espuma…
Solo rema sobre el mar tu destino de sal
Solo rema…