Un muro bien vestido

Temas de mi ciudad

Si hay un tapial, que esté cubierto de hojas. Esa pareciera ser la premisa para muchas personas que intentan disimular de la mejor manera el cerco que separa su patio de aquél perteneciente a su vecino. Y qué mejor que utilizar, para este propósito, un jazmín de leche.

Se trata de una planta que ya ha tenido algunas apariciones en esta sección que, hay que decirlo, es la preferida de muchos de nuestros lectores. Porque no son pocos los que comienzan a mirar el diario de atrás hacia adelante leyendo, en primer lugar, el texto que acompaña a una siempre bella fotografía.

Pero volviendo al jazmín de leche sólo resta decir que, si tiene en su patio un muro gris y triste, es un buen consejo vestirlo de verde y blanco. No sólo cambiará el paisaje. También cambiará usted al observarlo.