Uff… Cómo sigue siguiendo el calor…

Son días terribles para aquellos que sufren el calor y para los otros también.

 Nadie zafa de este intenso periodo estival que se vino con todo. Porque las altas temperaturas de estos días han sido (y seguirán siendo durante las próximas jornadas) realmente sofocantes. Tal es así que, aquellas personas que por diferentes razones no pudieron irse de vacaciones y debieron quedarse en casa a lidiar con el verano, debieron encontrar la forma de aliviar el cuerpo ante los ataques del calor. Pelopinchos, fuentones, mangueras y ventilador encendido las 24 horas fueron y son algunas de las estrategias usadas en los hogares trenquelauquenses para sobrellevar el momento, además, por supuesto, de nunca jamás dejar de quejarse. Esto último es fundamental, porque si bien nunca arregla nada, es una forma de aliviar los ánimos en días en que se necesita y mucho. ¿No le parece?