Sin miedo al vértigo

Temas de mi ciudad

Son de esos trabajos que, como todo el mundo dice “alguien los tiene que hacer”. No obstante, está más que claro que no todos lo pueden hacer y sólo aquellos que no le temen a las alturas estarán (además de tener los conocimientos necesarios para actuar eficientemente una vez que estén allá arriba) definitivamente preparados para realizar una óptima labor.

Es el caso de este trabajador local que se encuentra reparando una antena de la ciudad bien en lo alto soportando, por si fuera poco, el frío de un invierno próximo a comenzar y que promete ser cruento. Se trata, sin dudas, una de las tantas personas imprescindibles con las que cuenta una comunidad. Demás está decir que, sin ellas, nada funcionaría como debe funcionar.