Sileoni aclaró que Provincia mantiene topes a las subas en escuelas privadas

No aplicarán la desregulación nacional. El 70% de los colegios recibe subvención estatal. El ministro de Educación dijo que este año no puede garantizar el inicio de clases en tiempo y forma con la misma certeza que antes.

El director general de Cultura y Educación bonaerense, Alberto Sileoni, aclaró hoy que la Provincia no permitirá el libre aumento de las cuotas de los colegios privados este año, al tiempo que adelantó que aumentaron las consultas sobre traspasos de alumnos al sistema público.

El funcionario explicó que pese a la desregulación nacional, que eliminó la obligatoriedad de informar las subas por parte de los colegios, no tendrá mayor impacto en la provincia, donde existe una ley de educación propia. Además, el gobierno seguirá ejerciendo la autorización de las subas.

Esa facultad tiene que ver con el hecho de que el Estado paga subsidios a los colegios, que casi en su totalidad los usan para pagar salarios. “En la Provincia hay un sistema educativo de 6.300 instituciones de gestión privada, de las cuales 4.300 (70%) están subvencionados”, explicó Sileoni a Radio Provincia.

La mayoría tiene una subvención que se dedica a sostener entre el 80 y 100% de los salarios”, precisó el ministro de Educación. Seguido, indicó que, de acuerdo al porcentaje que reciben, la Provincia limita el monto de la cuota y de la matrícula y que eso seguirá así pese al aflojamiento de las restricciones a nivel nacional.

El funcionario subrayó que “no estamos diciendo ‘no a la educación privada’, le tenemos respeto” por cuanto representan “el 30% del sistema educativo bonaerense” y ofrecen “un enorme testimonio social”. Por el contrario, sintetizó: “Reconocimiento a las escuelas privadas, subvención y topes en las cuotas y matrículas para defender el bolsillo de las familias”.

Por otra parte, Sileoni informó que “no estamos viendo una tendencia de traspaso” de las escuelas públicas a las de gestión privada, aunque “sí una mayor frecuencia de consultas en las jefaturas de distritos donde están nuestros inspectores”.

El funcionario alertó que “esto de ningún modo es un éxodo o una tendencia, sino que hay una inquietud mayor porque el tiempo que tenemos por delante es de incertidumbre”. No obstante, recalcó que desde el gobierno que encabeza Axel Kicillof “no queremos que haya un traspaso masivo porque no es el equilibrio que queremos”.

Al ser consultado sobre la posibilidad de un escenario de conflicto gremial, Sileoni recordó que “decíamos con orgullo que entre el 2019 y el 2023 las clases empezaron el 1 de marzo como corresponde pero este año no puedo contestar con la misma certeza”. Aunque “tenemos una mesa gremial responsable y comprometida con la que dialogamos mucho, representan a trabajadores que verán impactado el poder adquisitivo de sus salarios”.

De todos modos, consideró que “si hubiera conflictos, deberían trasladarse al gobierno nacional porque nuestro gobierno sigue activo, y prefiere al Estado así como la igualdad de las personas, mientras que la Nación toma decisiones en contra de la gente”. (DIB)