Siempre lista para posar

Temas de mi ciudad

Lejos de espantarse cuando vio que una persona se acercó lo suficiente para captar su imagen, el ave no sólo se quedó en su lugar, sino que también miró desafiante a la cámara del celular que le apuntó directamente hasta que la postal fue capturada.

Quizás algún entendido en este tipo de aves pueda explicar con mayor precisión y detalle por qué algunas de ellas toman vuelo ni bien alguien pasa cerca de ellas y otras se muestran tan amables con los seres humanos curiosos. Como sea, siempre es grato chocarse en el camino con estos bellos ejemplares de la fauna urbana que hacen de toda ciudad un lugar más pintoresco e interesante donde vivir. Y, mucho más, si algunos de ellos son sumamente simpáticos con las personas.