Se estrenó “Las que Van”

Una sala colmada aplaudió emocionada

Se trata de una obra teatral sobre textos de Patricia Díaz Bialet, con las actuaciones de Moira Kenny y Alicia Conti, dirigidas por Martín Urbaneja.

Por Milli Urra

La sala repleta a media luz. El escenario brilla en soledad. Los pasos resuenan en los pasillos del Teatro Español. El susurro y el corto espacio entre butacas anuncian la magia que está por venir, esa complicidad que se espera compartir, las ansias de empaparse de esa vibra que sólo ahí se suele transmitir.

De pronto se escuchan unos acordes de fondo y salen ellas a escena: dos maestras del teatro, dos mujeres con una trayectoria y un talento intachables. ¿De intérpretes?, todo. Y si de sensaciones hablamos, expertas. La obra de Patricia Díaz Bialet es todo un desafío donde la poesía se presenta de manera tan especial, auténtica y hasta cotidiana en las actuaciones de Alicia Conti y Moira Kenny. Insisto, dos titanes en lo suyo. Guiadas magistralmente por Martín Urbaneja, sensible e inteligente director a la hora de contar con la palabra, el cuerpo, el espacio, unos pocos elementos y la luz.

Dejarse llevar

El amor, el desamor, los amantes. El tiempo y sus miedos. Las pasiones, el deseo. Todo es abordado en este lenguaje repleto de versos que a veces estamos poco acostumbrados a escuchar. Las palabras y las frases hacen eco en cada escena, resuenan en la cabeza y hasta pareciera que las adoptamos y que son del vocabulario propio.

Los minutos transcurren en un tiempo desmedido, se disfruta y se pasa el momento demasiado rápido. El público aplaude y ovaciona, no entra en el cuerpo la necesidad de agradecer. La dirección de esta puesta en escena es sin dudas un éxito más. El propio director, Martín Urbaneja, sube al escenario y agradece la presencia de la autora de la obra en la sala; también el importante apoyo de la Dirección de Cultura para poder llevar adelante el proyecto.

El miedo al tiempo, en su arca simultánea y permanente, como dice la autora, impide muchas veces detenernos y hacerle un espacio a la poesía. Esta obra invita a encontrar ese lugar y dejarse llevar, después de todo en lo cotidiano vivimos muchas situaciones similares a las de estas dos mujeres, que son “Las que Van”.