Nos tomamos 5 minutos

Temas de mi ciudad

Algunos dirán que, definitivamente, son los últimos tecitos de la temporada ya que en pocas semanas más el clima empezará a cambiar. También están quienes afirman que, por el contrario, aún falta bastante para que el hábito de tomarse cinco minutos y tomarse un té quede totalmente descartado hasta el otoño-invierno que viene.

Como sea, algunas jornadas más de fresquito se esperan no sólo durante agosto, sino también en septiembre. Así que, aquellos que son fanáticos del té (quien esto escribe es asiduo consumidor de tés de hierbas completamente amargos) tendrán algunas semanas más para disfrutarlo. Y, cuando llegue el calor, el té podrá tomarse helado. Porque, como bien se dijo ya tantas veces: sobre gustos no hay nada escrito.