Movimiento dispar en los almacenes locales en el marco de una situación económica compleja

Menos ventas y quejas por los aumentos

Si bien la dinámica de trabajo se mantiene, los clientes se cuidan mucho al momento de elegir qué y cuánto llevar.

La compleja situación económica por la que atraviesa la Argentina se siente en todos los rubros y el almacenero no es la excepción. Si bien con clientes fieles que continúan eligiendo este tipo de comercios a pesar del paso del tiempo, estos espacios tradicionales ubicados en cualquier barriada han sentido también cómo las ventas han disminuido en los últimos meses.

La gente consulta mucho los precios, se detiene a elegir las marcas y también se queja bastante por los aumentos reiterados, afirman desde los distintos comercios consultados por este medio.

“Han caído un poco las ventas también en los almacenes y pienso que ha pasado lo mismo en todos lados. Yo trabajo en este almacén, pero también compro en otros lados y ocurre lo mismo. Fiambrería, carnicería, supermercado, están pasando todos por la misma situación, la gente pregunta muchos los precios y se queja”, comentó.

Consultada sobre si, en un contexto tan difícil, se ha considerado la posibilidad de volver al fiado tradicional, la respuesta fue contundente: “No existe el fiado, si lo hacemos es para gente que hace mucho tiempo está viniendo a comprar acá, clientes firmes, pero el fiado es durante una semana y nunca por un mes. Pero, en general, la libreta de fiado ya no existe”, se expresó desde un conocido almacén de barrio.

Asimismo, se destacó el beneficio que brindan las promociones brindadas por distintas entidades bancarias, muchos de ellos con cuotas sin interés. “La gente los aprovecha mucho”, se contó.

Lo necesario

En otro de los comercios, se señaló que, más allá del contexto complejo, se continúa trabajando. “Esta situación es más de lo mismo que viene ocurriendo desde hace mucho, no va a cambiar nada, tenemos esta economía y hay que convivir con ella trabajando lo mejor posible y tratando de mantener, en la medida en que se puede, el mejor precio para el cliente”.

Ante la consulta de si el cliente expresa su malestar por los constantes aumentos de algunos productos determinados, se señaló que “los clientes se quejan en general de los aumentos pero no sólo del almacén, sino de todo lo que ha aumentado en los distintos rubros. Pero la gente ya está resignada o acostumbrada a este tipo de periodos. Yo tengo mi clientela y trabajo con lo diario como todo negocio de barrio. Más allá del contexto complejo, la actividad se mantiene, porque hay que seguir trabando. Personalmente, veo una situación económica deteriorada, de gente que a mitad de mes ya no tiene dinero. La gente hoy consume lo necesario, pero no es la primera vez que algo así ocurre”.

En sintonía con el comercio anteriormente consultado, el “fiado” está sólo para casos excepcionales de clientes que son fieles al almacén desde hace mucho tiempo.

Misma situación

Para otro almacén de barrio “la situación es la misma que siempre en este país y no afecta sólo a este rubro, sino a todos los rubros de la economía. Los precios se han disparado y uno hace el esfuerzo por mantenerlos todo lo que se puede”.

En el mismo sentido, se agregó que “hoy la gente no compra como antes, elige lo necesario, casi lo que va a consumir ese día y alguna cosita más. Porque los precios de los alimentos se han disparado mucho y los sueldos de la gente casi no se han modificado. Ese es el gran problema que tenemos hoy”.

Respecto del fiado, se comentó que “nunca lo implementamos y hoy sería imposible. Cuando la persona te paga lo fiado a fin de mes el precio ya cambió, como mínimo, dos veces, y es imposible que una venta así te rinda como debe rendir”.

Asimismo, se comentó que la gente sabe aprovechar los beneficios y descuentos otorgados por las entidades bancarias.