de Trenque Lauquen
Sábado 16 de Octubre de 2021

Otras personas, el mismo amor

Los Corral, una inmobiliaria nueva pero con el sello de un apellido tradicional

La Inmobiliaria Corral es una renovada versión de la Inmobiliaria Corral. Esto que parece una frase sin sentido se explica en la tradición familiar de un apellido que lleva décadas vinculado al ámbito de la compra y venta de propiedades, pero ahora con caras nuevas: los sobrinos de Jorge Corral que se jubiló y pasó a retiro.

Lo del retiro no es tan literal. Su sobrino Sebastián (34) cuenta que don Jorge pasa todos los días a tomar mates y dar su mirada sobre los negocios y la ciudad que no es la misma que años atrás, que crece y se transforma como la vieja inmobiliaria que se cambió de lugar y ahora tiene a dos hermanos al frente.

El martillero es Sebastián que fue empujado por su tío a estudiar la carrera. Según contó, Jorge le adelantó años atrás que pensaba jubilarse y que como sus hijos son profesionales en otros rubros no tenía herederos para la tradicional casa inmobiliaria y le sugirió que estudiara. Así cursó la carrera en la UTN y cuando los plazos se cumplieron, asumió el mando del negocio familiar en el año 2017.

A su favor contó con un apellido vinculado al sector y una cartera de clientes desde el primer día. En la columna del haber lo esperaban los cambios de gobierno, la inflación y la inestabilidad cambiaria que hicieron tambalear los cimientos de los desarrollos inmobiliarios.

“Justo me tocó comenzar en una época difícil para el rubro. Los cambios de gobierno, la inflación, los créditos UVA, y otras cuestiones. Pero tuve la suerte de encontrarme con una cartera de clientes que ya estaba armada”, contó.

Para marcar definitivamente los aires nuevos, sacó al local de su tradicional ubicación en calle Cuello, y alquiló la coqueta esquina de San Martín y Pasteur. En el camino de la mudanza, el joven empresario pensó casa nueva vida nueva, y levantó el teléfono para convocar a su hermano Lucas a la sociedad, y así cumplir un viejo sueño de la hermandad y los negocios.

“Mi hermano es contador y ahora se vino a trabajar conmigo le apostamos a la inmobiliaria y le ponemos garra juntos. Era un sueño que teníamos siempre tener un emprendimiento en conjunto y estamos convencidos que invertir en tierra siempre es algo positivo”.

Así le dieron arranque al emprendimiento en esta nueva versión 2021 post pandemia y ya piensan en un desarrollo más acorde a los nuevos tiempos. Hoy las inmobiliarias no están sólo atadas al corsé de alquilar o vender casas, también son desarrolladores de proyectos inmobiliarios.

“Una de las ideas que tenemos es hacer proyectos de inversión y seguir luego con los consorcios que no es un servicio que esté muy desarrollado aún en Trenque Lauquen”.

El mercado local

A la hora de analizar el mercado inmobiliario actual, dijo que hoy hay mucha oferta y poca demanda. Se pueden ver los carteles en las casas, muchas se venden pero no hay tantos compradores porque hay una coyuntura en el país y muchos deciden esperar”.

Esto hace que los precios “vayan bajando”. Para él “tiene que surgir una reactivación en el mercado, los más grandes dicen que luego de estos períodos de sequía se viene un rebote fuerte hacia arriba”. Pero el mercado “va evolucionando. En Trenque Lauquen hace 10 años no había casi edificios y hoy es muy alta la demanda y eso es porque el mercado lo pide”.

Sobre los alquileres “la situación es inversa. Hay mucha demanda y no hay oferta. La rentabilidad que te deja el alquiler hoy no es tan buena para los propietarios, pero independientemente de eso el que los tiene los alquila porque es más rentable que tenerlo desocupado. Cuando se desocupa una casa hay uno esperando afuera. La única disponibilidad la podés encontrar en departamentos”.

Sobre los terrenos dijo que Inmobiliaria Corral “tiene la exclusividad del loteo de Alastuey en la Ampliación Urbana salieron a la venta 750 terrenos y quedan aún varios a la venta. Es lo más barato de la ciudad para comprar, tiene todos los servicios y eso es un valor agregado que muchas veces la gente no lo ve inicialmente pero esas obras son muy caras luego”.

A la hora de hablar de la profesión del martillero, dijo que la gente confía en los profesionales “es una buena opción hacer un acuerdo en una inmobiliaria y no hacerlo de manera particular tanto para alquileres o ventas, porque la situación está complicada y hay que asegurarse que los contratos y los boletos estén bien hechos. La tierra es la mejor inversión en un contexto inflacionario este es un capital que no se desvaloriza”, concluyó.

Más notas de la sección
Cargando...