“Lo que avanza desde el 10 de diciembre no es la libertad: sí avanzan las amenazas, la violencia, la miseria, las angustias”

Una concurrida marcha organizada por la Comisión por los Derechos Humanos de TL se concretó este domingo en la ciudad. Decenas de vecinos se movilizaron desde Plaza San Martín hasta Plaza Bicentenario donde fue reinaugurada la escultura del artista Germán Villamor “Trenque Lauquen construye memoria” y fue leído el documento de la entidad organizadora de esta movilización.

Luego de concretado en la mañana de este domingo el acto oficial por el Día Nacional por la Verdad y la Justicia en Plaza Francia, en horas de la tarde tuvo lugar la movilización organizada por la Comisión por los Derechos Humanos de Trenque Lauquen.

El punto de encuentro fue en Plaza San Martín y desde allí partió la marcha hacia Plaza del Bicentenario que contó con la participación de dirigentes políticos y gremiales, representantes de instituciones locales, artistas y vecinos en general. Una vez culminada la caminata se concretó la reinauguración de la escultura del artista local Germán Villamor denominada “Trenque Lauquen construye memoria” en ese lugar y se leyó el documento que, bajo el título “La memoria en problemas”, se criticó, entre otros conceptos, las principales medidas sociales y económicas del Gobierno Nacional del presidente Javier Milei. Se reproducen, seguidamente, algunos de sus principales párrafos:

“Hay varios problemas con nuestra memoria. No porque sea incompleta, como claman los negacionistas que piden falsamente por “Memoria completa”. Hay que volver a decirles a estos apologistas de Videla, Camps, Etchecolatz y Astiz que nosotres enfocamos el terrorismo de Estado como calamidad principal, por sistemático, por imprescriptible, por perpetrar crímenes contra la humanidad toda al ejecutar acciones que no queremos siquiera imaginar en la profundidad del horror; seguimos denunciando las torturas y el exterminio de personas repetido miles de veces, con el goce de los verdugos por el sufrimiento indecible, esos asesinos genocidas que se vanaglorian de haber reducido a seres humanos a la condición más humillada y fragmentada desde lo físico y lo psicológico”, se señaló antes de agregar: “No negamos que otres puedan recordar a otras víctimas de la violencia política en la década de 1970, pero a los hipócritas propagandistas de la “Memoria completa” les pedimos que se dejen de vociferar y bastardear en las redes antisociales, y se pongan a organizar sus Marchas, sus Actos, sus movilizaciones, ¿o no les da el cuero? A los y las partidarios de asesinos cobardes, prófugos de la justicia durante décadas, como Jorge Antonio Olivera o Gustavo Ramón De Marchi (incapaces de arrepentirse, hábiles para organizar fiestas insultantes), les repreguntamos: ¿Solamente pueden criticarnos desde un teclado porque la convicción que tienen es tan endeble que no resiste cinco minutos de manifestación de cuerpo presente en un espacio público?”.

Salvaje ataque

Seguidamente, se añadió: “Lamentablemente, de la mano de tanto odiador, de tanta odiadora, que se manifiesta en redes y fuera de ellas con una virulencia inusitada, ilimitada, no es descabellado pensar que más de uno, más de una, de tales cultores del “Viva La Libertad Carajo” hayan festejado el salvaje ataque a una compañera militante de H.I.J.O.S., ocurrido en su domicilio el 5 de marzo; la golpearon, ataron, abusaron de ella, y le dijeron que estaban ahí, pagados por alguien, para matarla. Antes de huir, pintaron en una pared “VLLC”. ¿Quién pensó, quien financió, quien habilitó este atentado, quiénes lo justificaron, quiénes lo celebraron, quiénes volvieron a pensar y decir “Por algo habrá sido…”, o “Bueno, qué querés, si es feminista e hija de desaparecidxs, qué otra cosa le cabe…”? Repudiamos este cobarde ataque y pedimos justicia para la compañera, urgente y completa, aunque ya no creamos en un Poder Judicial corrompido desde la cúpula, amigo de cada injusticia, de cada privilegio que se suma a los privilegiados de siempre.

Luego de ese atentado se dieron a conocer amenazas, como las que le realizaron a Teresa Laborde Calvo, hija de Adriana Calvo (una de las fundadoras de la AEDD), apenas pasado el balotage de noviembre y a fines de febrero: “A la próxima escuela que vas, no volvés” (en alusión a sus charlas en establecimientos educativos) y “Zurda de mierda, si seguís adoctrinando sos boleta”, tal el calibre de las cobardes amenazas. También llenaron de mensajes de odio a la Editorial MAREA, que ha publicado muchos libros sobre DDHH, y se sospecha que intervienen teléfonos de referentes como Estela de Carlotto. Una verdadera colección de actos criminales y/o antidemocráticos…”.

En problemas

En los párrafos siguientes, señaló que: “Decíamos que nuestra Memoria está en problemas: uno de los déficits reales que la aquejan es que viene resultando muy esporádica, y se concentra en marzo o en septiembre (alrededor de “La Noche de los Lápices”). Una cosa es que marzo haya sido declarado “Mes de la Memoria”, y otra cosa es que sólo nos acordemos de nuestrxs desaparecidxs en la semana del 24. Y esta interpelación es amplia, se dirige a cada adherente que se moviliza hoy, a quiénes son sensibles pero se enteran de la ocurrencia de esta Marcha por algún medio de comunicación, y sobremanera al sistema educativo, a docentes de cualquier nivel y especialidad: el “deber de Memoria” es asunto de todo el ciclo lectivo, es una responsabilidad a la que ningún/a profesional de la educación debería seguir escapándole…

Otra limitación cierta de nuestras memorias es que exhiben mucha fragilidad, en cuanto a poder reproducir con precisión datos clave, como nombres y fechas asociables al menos a las personas desaparecidas ligadas con nuestro distrito. No falta información, lo que podría estar flaqueando es la voluntad de recordar cada nombre y apellido, su edad cuando los/as secuestraron, la fecha en la que entraron en el circuito macabro de los Centros de exterminio. La comunidad no debería seguir dejando el manejo de esa información en manos de unos pocos “especialistas”…

El tercer problema con nuestra memoria histórica, aludiendo en este caso a toda la sociedad argentina, es la facilidad con la que se la engaña, deforma, distorsiona, falsea, distrae. Al hablar de este aspecto surge lo que podríamos llamar “el baile monstruoso de las letras que esconden la realidad”. Por ejemplo, la “e”: quieren, desde el Gobierno nacional y otros sectores del establishment, hacer creer que el lenguaje inclusivo es uno de los principales problemas que nos aquejan (en la Marcha del 8M, algune de nosotres llevó un cartel que problematizaba así: “Te molesta mucho el lenguaje inclusivo, pero no te molesta tanto la exclusión de personas: ¿en qué te han transformado?”). Ni hablemos de la “K”, consonante vilipendiada si las hay. Mientras distraen con la e, la x, o el @, mientras levantan el dedo contra “los K”, otras políticas encarnadas por personas cuyos apellidos empiezan con “M” nos vienen destruyendo desde hace casi medio siglo: Emilio Eduardo Massera representó mejor que nadie la combinación de cinismo y perversión necesaria para ejecutar un genocidio a partir del 24 de marzo de 1976, mientras José Alfredo Martínez de Hoz ponía en práctica las mismas medidas económicas destructivas del desarrollo nacional que en 2024 nos quieren vender como “novedosas”; Carlos Saúl Menem traicionó postulados históricos del peronismo, para arrojarlo de rodillas a la celebración del cipayismo más entreguista, el de las “relaciones carnales” con los Bush y demás aves rapaces del hemisferio Norte; Mauricio Macri, que considera a Menem “un hacedor”, continuó esas políticas de negociados en beneficio propio y de saqueo de cualquier esperanza de un desarrollo soberano; desde hace 3 meses y fracción Javier Milei, aliado con Macri y admirador como este de Menem, con buena parte de esa familia riojana prototipo de “casta nada transparente” a su alrededor, está destruyendo las vidas de millones, porque en lugar de sacar de la pobreza y la indigencia a los que el gobierno fallido de les Fernández había mantenido en ese pozo, la gestión de La Libertad Avanza suma cada minuto nuevos pobres e indigentes.

En realidad, lo que avanza desde el 10 de diciembre de 2023 NO es la libertad: sí avanzan las amenazas (de despidos, de decisiones revanchistas, de pérdidas de todo derecho), sí avanza la violencia (material de no tener lo básico para vivir, simbólica de no poder expresar una oposición sin ser descalificado/a), sí avanza la miseria (porque si bajan la inflación, será arruinando la calidad de vida de casi todes), sí avanzan angustias, incertidumbres y desesperanzas (que enferman y matan por acumulación de estrés sin horizonte de disipación). No Avanza la Libertad, lo que avanza sin pausa es la crueldad, sello de fábrica del nuevo Gobierno nacional”.