La urbe, y su silueta

Temas de mi ciudad

Pocos momentos del día son tan mágicos como un atardecer otoñal. Porque es en ese momento cuando el cielo, el cual suele fluctuar entre lo amarillento y lo definitivamente anaranjado, se complementa con las distintas formas y espacios que proporcionan las ciudades para crear un cuadro único como el que se aprecia en la imagen que se comparte hoy en esta última página del diario.

La misma fue tomada desde el acceso García Salinas por un caminante local que aprovechó los días cálidos del mes de mayo para salir a hacer un poco de sano ejercicio. Fue allí que la imagen que se le apareció ante sus ojos fue tan impresionante que no dudó en tomar su teléfono y captar la presente fotografía en la cual se recorta la silueta de Trenque Lauquen. Un momento mágico, captado en el instante oportuno.