de Trenque Lauquen
Miércoles 02 de Diciembre de 2020

Política

La protesta de policías no cede y se extendió en la provincia, pese a la promesa de aumentos

El Gobierno aseguró que prepara una propuesta salarial, pero eso no calmó los ánimos. Increparon al jefe de la fuerza.

Pese al aumento anunciado por el Gobierno bonaerense ayer los reclamos de la Policía bonaerense no cedieron y continuaron en los distritos más importantes de la provincia. Incluso el jefe de la fuerza, Daniel García, fue abucheado en La Matanza cuando intentó intervenir en una concentración de oficiales.

Este martes, luego de la temprana conferencia de prensa del Jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el ministro de Seguridad Sergio Berni, las protestas continuaron con fuerza en varios puntos de la provincia. En el comando de Patrullas de La Plata, los manifestantes estacionaron los patrulleros en las veredas y fueron acompañados por familiares haciendo batucadas. La misma escena se repetía en Avellaneda, Merlo, San Martín, Tres de Febrero, La Matanza, Florencio Varela, Junín, Morón, Lanús, Malvinas Argentinas, Pilar, Ensenada, Necochea y Mar del Plata.

Uno de los momentos más tensos de la jornada se vivió en Puente 12, partido de La Matanza, donde el jefe de la Bonaerense, Daniel García, intentó intervenir en persona para calmar los ánimos, pero no lo logró.

A ese lugar, al que suelen frecuentar Berni y García, se dirigió una caravana de 30 patrulleros proveniente de San Martín, que hizo escalas en Hurlingham y Morón. El jefe de Policía intentó mediar con los manifestantes, según se puede ver en los registros fílmicos, pero no tuvo suerte.

Primero García intentó hablar con un “mediador” pero recibió abucheos. Luego buscó dirigirse hacia las personas que se concentraban en la zona, pero como no tenía megáfono fue casi imposible.

“¿Qué problema tienen?”, interpeló García, lo que fue tomado como una burla por parte de los presentes. “Se nos cagan de risa”, “nos están matando como perros, que alguien haga algo”, se escuchaba decir entre los gritos de los policías.

Las protestas no ceden

El reclamo policial se gestó el fin de semana a través de las redes sociales, y con las horas fue cobrando volumen, hasta que por la noche cientos de manifestantes se congregaron frente a la residencia del gobernador Axel Kicillof para hacer una vigilia, acompañados por las sirenas de los patrulleros con los que cortaban la calle.

Frente a esta situación, por la mañana el Gobierno anunció un incremento salarial para la fuerza, que será anunciado en los próximos días, pero que podría rondar el 30%: este es el número que el Gobierno consideró que existe de retraso salarial. Los manifestantes reclaman una suba cercana al 60%.

Nada de eso sirvió para frenar el reclamo policial: esta tarde, la protesta continuaba en Adrogué, donde ayer se inició el movimiento. Las concentraciones tampoco cedieron en las sedes de los comandos de patrulla, y tuvieron su réplica en distritos del interior.

En Necochea y Junín la manifestación se concentró frente a la sede de la Departamental, y también hubo caravanas de patrulleros por las calles de esos distritos. En Olavarría, en tanto, el lugar elegido fue el frente de la Estación de Policía Departamental de Seguridad y el Comando de Patrullas. En Trenque Lauquen, en tanto, a la manifestación se sumaron vecinos, mientras que en Chivilcoy la concentración ocurrió en la plaza principal, frente al municipio.

Una imagen de los reclamos en Necochea (Ecos Diarios)

Nicolás Masi, titular del autodenominado “Sindicato de Policías bonaerense”, sostuvo: “La situación de los policías es malísima, en cuanto a la situación económica y las condiciones de trabajo. La pandemia lo que hizo fue agravar la situación”. “El policía quiere saber cuánto va a cobrar a fin de mes. Nosotros pedimos 60 mil pesos de sueldo de bolsillo para oficial ingresante”, añadió.

En Trenque Lauquen vecinos se sumaron al reclamo. (La Opinión)

Por su parte, Luis Tonili, policía y presidente de la Defensoría Policial de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, aseguró que “Vidal se atrasó pero aumentaba año a año. Kicillof directamente no nos aumentó el sueldo”, y dijo: “Estamos esperando el diálogo que no tenemos con Berni y sí teníamos con Ritondo”.

El último ajuste en los haberes para uniformados rige desde noviembre de 2019. Entre los reclamos que dejaron trascender los policías están un aumento del 64% para el sub escalafón Administrativo Técnico Profesional, aumento de las horas extras conocidas como “horas cores”, que no haya represalias y sanciones para el personal que concurra a alguna de las protestas, pago del servicio de policía adicional en tiempo y forma, ya que cobran hasta con 120 días de atraso, provisión de uniforme y equipo de trabajo y aumento del decreto 1315 (mantenimiento de uniforme) a $ 3.800, planes de vivienda para el personal policial y no tener como obra social obligatoria a IOMA. (DIB)

Más notas de la sección
Cargando...