La historia del martes 13, un día cargado de leyendas, fobias y supersticiones

¿De dónde viene el miedo irracional a esta fecha? Se unen el temor al número 13, asociado con la muerte y la mala suerte, con el día martes, regido por el tenebroso dios romano de la guerra.

En la lista de fobias o miedos irracionales que maneja la psiquiatría, existe la fobia al número 13, que se llama triscaidecafobia, pero también hay quien le teme al martes 13, en un caso de trezidavomartiofobia. Cada vez que llega esa fecha, como es el caso de este martes, estas manías se intensifican y llegan a su paroxismo. ¿Cuál es el origen de este temor exacerbado? Hay quien habla de los templarios, otros del Tarot, del dios Marte y de la Última Cena. Todas, claro, son hipótesis, pero no está de más conocerlas.

En principio, el número 13 está universalmente asociado a todo lo funesto. En la “smorfia”, es decir, la interpretación de los sueños para jugar a la quiniela, el 13 es “la yeta”, la mala suerte.

En el Tarot, el método adivinatorio que utiliza una baraja de naipes y que se conoció en Europa desde la Edad Media, la carta 13 es, famosamente, la Muerte. Se la suele representar como un esqueleto con su guadaña. Esta carta, de todos modos, en el simbolismo del Tarot es de buen augurio, ya que representa el cambio.

En la Última Cena, según relatan los Evangelios, había trece personas a la mesa y una murió, Jesucristo. Todavía se suele señalar ese detalle en las reuniones, cuando se juntan por casualidad esa cantidad de personas.

Además, la “Bestia del Apocalipsis”, la que lleva el número 666 en la cabeza, aparece en el capítulo 13 del citado último libro de la Biblia.

Marte el martes

Hasta aquí, los datos que le dan mala fama al número 13. Pero ¿por qué la relación entre esa cifra y el martes, o el viernes para los pueblos angloparlantes? En las culturas latinas el día martes, regido por el dios romano de la guerra del mismo nombre, era una fecha de destrucción, sangre y violencia.

Una leyenda popular, por otra parte, asegura que Constantinopla, la capital del Imperio Romano de Oriente, cayó un martes 13 del año 1453, hecho que marcó el fin de la Edad Media. Pero eso es imposible, ya que la ciudad fue tomada un 29 de mayo, lo que quedó registrado por los historiadores con mucha precisión porque ocurrió después del eclipse lunar total del 22 de mayo. Otra historia aún más incomprobable dice que un martes 13 Dios envió la confusión de lenguas a la Torre de Babel.

Lo cierto es que se suele asociar el martes 13 en nuestra cultura al viernes 13 anglosajón, y de hecho la famosa saga de películas de terror llamada “Friday the 13th” en inglés se tradujo como “Martes 13” en castellano.

Pero en Europa sí se recuerda una tragedia histórica que sucedió un viernes 13, en el año 1307. Fue cuando cayeron detenidos todos los caballeros templarios de Francia en un operativo ordenado por el rey Felipe IV, “el Hermoso”, y el papa Clemente V, que veían tambalear su autoridad política y financiera frente a la poderosa Orden. Más tarde los templarios serían torturados y exterminados.

El de hoy será el único martes 13 de 2023. Para muchos será un día más; otros extremarán sus precauciones y saldrán a la calle con herraduras, patas de conejo o manos de Fátima. Otros recordarán el refrán “martes 13, no te cases ni te embarques ni de tu casa te apartes”, mientras que otros más desafiarán la superstición y se casarán un día como hoy, fecha en la que estadísticamente se registran más bodas que de costumbre. (DIB)