Instituciones de bien público locales, afectadas por la crisis, buscan sumar fondos

Muchas se han visto en la necesidad de desplegar diferentes estrategias para reforzar sus ingresos como la organización de ferias del usado o impulsar una campaña de socios puerta a puerta.

El contexto económico sumamente complejo que viene sintiéndose fuertemente desde hace varios meses ha afectado de manera notoria a las instituciones de bien público de Trenque Lauquen las cuales, lejos de escapar a la realidad de la mayoría de los argentinos, se ven en la obligación de desplegar diferentes estrategias para subsistir en medio de una coyuntura sumamente adversa.

En ese marco, La Opinión tomó contacto con representantes de diferentes entidades locales quienes contaron de qué manera sobrellevan este difícil momento.
El presidente de Bomberos Voluntarios de Trenque Lauquen, Juan Nappi, comentó al respecto: “Hoy nos está pasando lo mismo que le está pasando a toda la gente, hay una falta de dinero que se nota mucho. A pesar de que nosotros venimos bien con nuestros números, lógicamente todo lo que tenemos se va achicando y la venta de la rifa se viene cayendo a causa del problema económico del país. Por esa razón, salimos a hacer socios para ver si podemos remontar los ingresos porque solamente el 35% del pueblo es socio de Bomberos. Pedimos una pequeña cuota para poder seguir manteniéndonos, no hay que quedarse parados”.
En el mismo sentido, contó: “Nosotros a principio de año definimos los proyectos que vamos a desarrollar en los meses siguientes y vamos separando del dinero que va entrando determinada cantidad para cada cosa. Este año lo que nos quedó corto, a causa del aumento, fue el monto destinado al gasoil que no nos alcanzó para cubrir ese gasto. Fueron dos aumentos grandes y eso nos afectó la caja destinada al gasoil, pero también hemos tenido colaboradores de gasoil por parte de los productores que nos han ayudado”.
Consultado sobre las importantes obras que Bomberos tiene proyectado desarrollar durante este año, Nappi comentó: “El Campo de Entrenamiento lo vamos a hacer porque tenemos todo comprado, pero vamos a avanzar en lo que se pueda, manejándonos con cautela”.

 “Preocupados”
Lía Luaces, integrante de Fundación Genap, también contó a este medio los esfuerzos que realiza la institución para permanecer activa y sin descuidar ninguno de los servicios brindados. “Fundación Genap está de pie, trabajando en este momento en el proyecto de la Feria del Usado que realizaremos en marzo, queremos hacer una feria grande porque desde hace unos cuantos meses la inflación, que ya venía pegando fuerte, empezó a debilitar algunos de nuestros fondos. Estamos preocupados porque tanto lo que recaudamos a través de la masa societaria como los dividendos que nos deja el Abono Solidario, que siempre los resultados finales son muy buenos, con la altísima inflación que hay desde hace un tiempo a esta parte, y que sigue de manera preocupante, sobre todo las instituciones chicas como nosotros (que somos una fundación oncológica que brinda atención gratuita) se ven muy afectadas”.
Luaces recordó: “Nosotros, que el próximo 27 de abril vamos a cumplir 20 años, siempre nos sostuvimos bajo el mismo lema. Todo lo que se brinda en Genap, desde la atención del grupo de trabajo integrado por los médicos clínicos, enfermeras oncológicas, hasta los talleres como complemento de esa mirada y atención integral que necesita el paciente y su grupo familiar, sigue en pie. Por supuesto que hasta ahora tenemos una cierta base, pero estamos preocupados porque si esto no se modifica y tiende a mejorar vamos a estar en una situación un poco más compleja. Entonces, decidimos hacer esta feria grande como para que, de algún modo, los ingresos de Genap se puedan ir sosteniendo”.
“Hemos recibido algunas donaciones particulares de gente que se ha enterado de la situación de Genap y que sabe que es la misma situación de tantísimas instituciones de bien público. Estamos en un momento delicado, como estarán todas las instituciones y todo el país, pero en el que nosotros estamos en pie y pensamos permanecer de esta manera dándole lucha hasta donde podamos a la inflación porque Genap no puede desaparecer”, afirmó la entrevistada.

 “En la lucha”
Ezequiel Marelli es un joven dirigente deportivo vinculado al Club Monumental y quien por estos días ha anunciado su candidatura para presidir la institución. Él también reflexionó sobre el difícil momento que se vive y cómo la actual coyuntura afecta a las instituciones sociales y deportivas. “Si bien yo hoy no soy dirigente del club, entiendo que el contexto económico no lo deja al margen a Monumental que principalmente es un club social y de barrio. Porque todas las instituciones sociales y barriales están siendo golpeadas por todas estas medidas que se están proponiendo dentro del DNU y dentro de la Ley Ómnibus. Desde mi postura, creo que los legisladores tendrían que rever todas estas medidas, sanear lo que realmente vale la pena, porque en gran parte lo que hacen es que la gente trabajadora pierda su poder adquisitivo y sus derechos”, dijo antes de señalar: “Espero que los legisladores, que son las personas capacitadas en el tema, estén del lado de los trabajadores y que el Estado no pierda su rol más importante que es apoyar a la población y su intervención en la economía. Ojalá que todo se subsane y tengamos un mejor porvenir. Lo veo difícil, pero estamos en lucha”.

“La situación es dramática”
Por su parte, Marta Coria, integrante de la protectora local Unidos por las Mascotas, comentó que “este año va a estar muy difícil” y recordó que hace menos de un mes se debió organizar una feria de ropa para poder pagar $ 470 mil de atención veterinaria. “Es lógico que esto ocurra porque, así como aumentó todo, también aumentaron los precios de las veterinarias. Nosotros llevamos muchísimos animales a que sean atendidos porque ahora, en verano, el gran problema son las bicheras y las garrapatas, peor que en el invierno el gusano no se ve. Y el gasto es terrible porque llevamos cantidad de animales, mayormente de la calle. A eso hay que sumarle que la gente no tiene un peso, a veces hasta nos engañan, nos dicen que el perro no es de nadie, lo curamos, lo ayudamos, y luego nos enteramos que tienen dueño, pero los dueños a veces no tienen para comer ellos. La situación es dramática”, sostuvo.

En tanto, cabe recordar que, también a principios de año, la Biblioteca Pública Rivadavia anunció un aumento de la cuota mensual para los socios como una manera de paliar este difícil momento, además de distintas actividades realizadas en contra de las medidas impulsadas por el Gobierno Nacional que, de prosperar, podrían dejar a la institución local, como a muchas bibliotecas de todo el país, sin un financiamiento sumamente necesario para poder continuar con sus puertas abiertas brindando un servicio esencial para cualquier comunidad.