Historias de boliches y bomberos

En la década de 1980, Trenque Lauquen recibió a un vecino muy carismático, nacido en Mataderos, Buenos Aires, que se terminó convirtiendo en una de las caras más populares del mundo de los emprendimientos ligados a la diversión en espacios bailables, además de en un importante dirigente para el Cuerpo de Bomberos Voluntarios local: hablamos de Juan Nappi.

En la década de 1980, Trenque Lauquen recibió a un vecino muy carismático, nacido en Mataderos, Buenos Aires, que se terminó convirtiendo en una de las caras más populares del mundo de los emprendimientos ligados a la diversión en espacios bailables, además de en un importante dirigente para el Cuerpo de Bomberos Voluntarios local: hablamos de Juan Nappi.

Nacido en 1950, antes de radicarse en la que terminaría siendo su ciudad, Juan visitó Trenque Lauquen en dos oportunidades. Primeramente llegó en 1972 siendo bombero de La Matanza a visitar el cuartel local cumpliendo con la tarea de entregar equipamiento al cuerpo de la ciudad. En aquel momento pasó unos días viviendo en casa del entonces jefe de Bomberos trenquelauquense, Raúl Villamil.

Luego volvió en 1974 llevando un autobomba a Tres Lomas, motivo por el que paró durante una semana en un hotel de Trenque Lauquen.

Y la tercera fue la vencida. En 1979 arribó a la ciudad y comenzó a vender rifas de Bomberos. También hizo otros trabajos, conoció a quien terminó siendo su esposa, y se quedó.

Tras pedir el pase desde Bomberos de La Matanza, en 1980 ingresa al cuerpo de Bomberos trenquelauquense, pero paralelamente empezaba otra historia.

El propio Juan contó que cuando se terminó el trabajo de las rifas, para mantenerse cortaba pasto.

En aquel entonces en un domicilio donde fue a cortar el pasto le ofrecieron trabajar en un boliche. De la mano de Juan José Palazzani y Ricardo Carboni comienza a cobrar entradas en Montoto, una discoteca símbolo de la ciudad, tal vez la más recordada por generaciones de vecinos de toda la región, que nació en 1974, en la histórica cortada sobre avenida 9 de Julio de la calle Paredes, de la mano de Luis Pedro Muñoz y Palazzani, y cuyo nombre surgió de una ocurrencia del dirigente Abel Estévez acerca de un busto de Florentino Ameghino.

“Pepe” Collado fue el primer DJ de Montoto y luego le siguieron otros nombres que quedaron en la historia de la “movida” trenquelauquense como Fernando Ríos, Buby Joice y Carlitos Guilledo.

Sobre finales de 1983 Palazzani y Carboni deciden vender el boliche y lo adquiere Nappi, que pasa de ser empleado a dueño. Y Juan siguió con Montoto hasta 1994, pero además la década de 1990 lo tuvo como propietario de otro conocido espacio nocturno, Nuovomondo, del cual estuvo a cargo hasta 2004, así como fue dueño de otros dos boliches en Salliqueló y Tres Lomas.

Finalmente el histórico edificio de Montoto se demolió en mayo de 2019, previa fiesta de despedida.

Entre todo esto, en 1988 Juan Nappi se alejó de Bomberos por cuestiones laborales y, ya retirado del mundo de las pistas de baile y las barras, volvería al cuerpo de voluntarios como dirigente en 2009, siendo consejero en la comisión, luego vicepresidente y presidente desde 2012.

Y en algo más de una década, fruto de un gran compromiso no solo de la dirigencia encabezada por Juan sino también del cuerpo activo, Bomberos Voluntarios de T. Lauquen logró un crecimiento gigantesco, con inversión y capacitación constantes.