En la primera mitad del año la guardia del Hospital realizó 8.333 atenciones a menores de 15 años

Qué dice la estadística de enero a junio del 2023

En lo que respeta a internaciones, se realizaron 243 de las cuales 27 fueron por traumatismos. Desde el área de Pediatría de este centro de salud se brindaron distintos consejos para proteger a los más jóvenes de posibles accidentes domésticos.

Un total de 8.333 atenciones a menores de 15 años se registraron en la Guardia del Hospital Municipal Pedro T. Orellana entre los meses de enero y junio de 2023. Los datos se desprenden de la estadística brindada a La Opinión por el área de Pediatría del principal centro del salud del distrito de Trenque Lauquen la cual indica, además, que el total de atenciones de guardia a menores de 15 años con diagnósticos del listado fueron 1.019.

En tanto, en lo que respecta a internaciones, se informó que, en el citado periodo de tiempo, el total por guardia a menores de 15 años fue de 243 mientras que, por traumatismo, el total de internaciones por guardia fue de 27.

Accidentes domésticos

En este marco, desde el Servicio de Pediatría que dirige la Dra. Yanina López se brindaron una serie de consejos a tener en cuenta para evitar accidentes de los más chicos en el hogar, mucho más si se tiene en cuenta que en otros distritos las causas de las atenciones en guardia y posteriores internaciones en el sector de pediatría de sus respectivos hospitales se dan, en un alto porcentaje, por accidentes domésticos.

De esta manera, bajo el título “Los accidentes no son accidentales” y basándose en un informe compartido por la Sociedad Argentina de Pediatría, se explicó que “los accidentes constituyen un gran riesgo para la salud de los niños y adolescentes. Contrariamente a lo que se cree, no ocurren por fatalidad sino por falta de prevención”.

Siguiendo esa misma línea argumentativa se señalan los siguientes puntos: “Los accidentes son la causa más frecuente de muerte en niños y adolescentes. Provocan innumerables lesiones, con sus dolorosas consecuencias físicas y psíquicas, muchas de ellas irreparables”.

¿Dónde ocurren?

Respecto de dónde suelen ocurrir este tipo de accidentes, el informe indica que “la casa es el lugar donde ocurren más de la mitad de los accidentes de los niños, en particular en el patio y la cocina. El resto de los accidentes se producen principalmente en la calle y en la escuela”.

Asimismo, y en referencia a cuáles son las precauciones que se deben tomar de acuerdo a la edad de los niños, se detalla que “en el primer año de vida: no dejarlos en sitios altos; colocar protecciones en escaleras, balcones y ventanas; tapar los tomacorrientes y no dejar cables o alargues en el piso; no cocinar ni encender fuego con ellos en brazos; no dejarlos solos ni un segundo en el agua; mantener fuera de su alcance objetos cortantes, punzantes o muy pequeños, remedios y sustancias venenosas; deben dormir boca arriba y en un ambiente ventilado”.

“En la edad de 1 a 6 años: mantener todas las normas de cuidado del primer año; controlar periódicamente las instalaciones de electricidad y gas; no permitir que jueguen cerca del fuego, de maquinarias, motores o en sitios altos; tapar los pozos y corregir desniveles; no poner venenos ni cebos en los sitios donde juegan; nunca dejarlos solos en el agua; no dejar a su alcance fósforos ni encendedores; no permitir que jueguen con bolsas de plástico ni con globos rotos o desinflados; no dejarlos solos o cuidados por otros niños; enseñarles a respetar a los animales y evitar acercarse a ellos cuando comen; controlar que los lugares donde juegan en plazas y parques sean seguros, limpios y alejados del tránsito; no dejarlos solos en la calle; iniciar la enseñanza del autocuidado y de las normas de seguridad vial; guardar las armas en sitios inalcanzables y no exhibirlas delante de ellos”, se agregó.

Y se añade que “en la edad escolar: Mantener todas las normas anteriores; verificar y proteger los sitios inseguros de la escuela: escaleras, ventanas y columnas; los recreos deben ser supervisados por docentes; evitar exigencias físicas desmedidas priorizando en los deportes la recreación en lugar del esfuerzo competitivo; proteger con vallas y señalizaciones la entrada y salida de la escuela; deben circular en bicicleta por lugares sin tránsito y con casco; reforzar el aprendizaje de las normas de tránsito y asegurarse de que las pongan en práctica, iniciar el aprendizaje de la natación y no dejarlos solos en el agua”.

En la adolescencia

Entre las recomendaciones en la edad adolescente se destaca “no facilitar el uso de vehículos a menores de 17 años y sin un previo aprendizaje responsable de manejo; recordarles los riesgos graves de conducir con exceso de velocidad o luego de ingerir alcohol, concientizarlos sobre la necesidad de usar casco para motos y bicicletas; y desalentar comportamientos violentos y temerarios”.

En el campo y zonas rurales, se recomienda “mantener alejados a los niños de los animales, trampas de caza, armas, maquinarias agrícolas, plaguicidas y herbicidas”.