El ojo del tiempo: Memoria y Justicia, se cumplen 32 años del atentado terrorista contra la Embajada de Israel en Argentina

Atentado en la embajada de Israel en Argentina. Un coche bomba explota frente a la sede diplomática en la calle Arroyo, en el barrio de Retiro. La explosión causa 29 muertos y más de 200 heridos. El hecho sigue impune hasta hoy.

El 17 de marzo de 1992 un atentado cometido por la organización terrorista Hezbollah destruyó el edificio donde se encontraba la Embajada de Israel en Buenos Aires, en el corazón del barrio porteño de Recoleta. En el ataque, fueron asesinadas 29 personas y más de 200 resultaron heridas.
A 32 años de la masacre que aún continúa impune, la Embajada de Israel en la Argentina convoca a toda la sociedad a participar, el lunes 18, a las 14:30, del Acto Central que tendrá lugar en la esquina de Arroyo y Suipacha, para rendir homenaje a las víctimas fatales y volver a exigir justicia.
Bajo el lema “Cuando el terror ataca, la mejor defensa es no olvidar”, en la conmemoración se volverá a denunciar la falta de justicia, y se renovará el compromiso con el ejercicio de la memoria, en honor a las víctimas fatales y las víctimas sobrevivientes del atentado.

Acto de La Juventud
Este domingo 17, a las 19, La Juventud llevará adelante, en la esquina de Arroyo y Suipacha, su tradicional acto para reclamar justicia.
Con la consigna “El terror no nos paraliza, la memoria nos moviliza”, en la manifestación que llevarán adelante los jóvenes, se denunciará la impunidad vigente en la causa, y se rendirá un sentido homenaje a las 29 personas que fueron asesinadas el 17 de marzo de 1992.

En la palabra de sus protagonistas
En el marco del 32° aniversario del atentado contra la sede diplomática, AMIA, a través de su departamento de Arte y Producción, difundió un video, que contó con la participación de los sobrevivientes Lea Kovensky, Jorge Cohen, Alfredo Karasik y Fanny Can, y de Daniel Supanichki, esposo de Beatriz Berenstein, una de las 29 víctimas fatales del ataque terrorista.
Sus testimonios, grabados en el mismo lugar que fue atacado el 17 de marzo de 1992, contribuyen a fortalecer el ejercicio de la memoria, renovar el reclamo de justicia y rendir homenaje a las personas asesinadas 32 años atrás. (amia.org.ar).