El legado de Luis Scalese

A Don Luis Scalese le debemos mucho de lo que se ha podido recuperar y compaginar del pasado trenquelauquense.

A Don Luis Scalese le debemos mucho de lo que se ha podido recuperar y compaginar del pasado trenquelauquense.

Nacido en Italia en 1882, se radicó en Trenque Lauquen cuando era un niño, se crío y vivió en la ciudad en tiempos de nacimientos de muchas instituciones fundamentales, así como de gestación de otras iniciativas significativas, ocupándose de dejar registros escritos en base a muchos de estos y otros acontecimientos.

Fue representante consular italiano, corresponsal del diario La Nación, miembro y presidente del consejo directivo de la Biblioteca Rivadavia e impulsó la primera revista local, Efluvios Trenquelauquenses, en 1910.

Conformó su propio museo en calle San Martín, entre Sarmiento y Mitre, pero no descansó en eso y posteriormente una de sus iniciativas más significantes para la ciudad tuvo que ver con haber sido miembro fundador, junto a Francisco Mayo, del Museo Histórico local, creado en 1944.

Este museo surgió desde el Instituto Cultural de la Escuela Municipal, obra de Scalese quien junto a Mayo, y apoyados por el entonces Intendente Enrique Jonas, que cedió la Comandancia, lograron que el 13 de abril de 1944 naciera el en aquel momento denominado Museo Histórico Regional, que pasaría por el ex Tiro Federal, se instalaría transitoriamente en el hoy Museo Cívico Almafuerte y durante la década de 1970 encontraría su lugar definitivo en el Parque Municipal Villegas.

Scalese sería director del Museo Histórico por 17 años, desde su creación hasta 1961.

También su aporte sería importante para la historia del Museo Almafuerte, ya que gracias a él se conformaría parte de lo que terminarían siendo las primeras colecciones de objetos de esta institución.

Su vida se apagaría en la ciudad bonaerense de Zárate durante el año 1967. Ya se lo había homenajeado para entonces con el nombre de una calle de T. Lauquen.

En 1982, cuando se cumplió el centenario de su natalicio, se lo homenajeó también con un monolito en la esquina de San Martín y la calle que lleva su nombre. Además una sala del Museo Cívico fue bautizada con su nombre.