El interés por alquilar casas quintas para pasar el verano se redujo notoriamente esta temporada

l difícil panorama económico se vio reflejado también en este aspecto en las inmobiliarias locales. “Lo que pasó este año en Trenque Lauquen es más o menos lo que pasó y lo que está pasando en todo el mercado turístico de la Argentina”, se afirmó.

El alquiler de casas quintas para pasar el verano se vio afectado en Trenque Lau-quen esta temporada a causa del complejo contexto económico que hoy se transita en el país. En años anteriores era común que, llegado el mes de diciembre, la disponibilidad de estos complejos sea escasa, o nula, ya que prácticamente todos con los que cuenta Trenque Lauquen se encontraban alquilados con anticipación. Ahora no ocurrió exactamente eso.
El panorama actual dista de aquella realidad y así lo confirman inmobiliarias locales, las cuales relacionan este fenómeno con lo que está ocurriendo a nivel nacional con el movimiento turístico el cual se ha visto seriamente resentido, principalmente por un fenómeno inflacionario que arrastra meses de descontrol.
Menos consultas
El corredor público local Martín Montejo comentó al respecto: “Este año hubo muchas menos consultas y hubo mucho menos interés de alquilar casas quintas para pasar el verano. Y a este fenómeno lo explican los números porque los números de este año también están caros, no iban a escapar a lo que es el común del mercado, así que no hubo tantas operaciones. Por lo menos nosotros lo atribuimos a eso, la gente se dio cuenta de que los números eran muy altos”.
En el mismo sentido, agregó que “pasó lo mismo que con el turismo a nivel nacional en el cual la ocupación estuvo en el 40% en ciudades como Mar del Plata, donde generalmente es descomunal la ocupación que tiene. Por eso lo que pasó este año en Trenque Lauquen es más o menos lo que pasó y lo que está pasando en todo el mercado turístico de la Argentina”.
Menor demanda
En tanto, el martillero y corredor público local Ricardo Sacco comentó que en su inmobiliaria generalmente no trabajan con alquiler de casas quintas, pero se vio “que la demanda ha sido muy interior por comentarios de clientes que tienen cabañas o casa con quintas a las cuales alquilan. En muchos casos, este año las han podido alquilar, pero no con la habitualidad de otros años”. “Por otro lado, como mucha gente no se puede ir a otras ciudades por lo que es el costo de alojamiento o combustible, algunas personas de la zona se han instalado en Trenque Lauquen algunos días, sobre todo los fines de semana, como para salir de sus casas”, señaló.
Y añadió que el panorama en este verano 2024 “salvo por la gente que va hacia le sur y que para acá una noche a descansar y sigue, el movimiento de quintas viene muy tranquilo. Lo mismo ocurre en otros lugares turísticos donde la situación económica ha pegado fuerte en el bolsillo de todos”. “En otros años nosotros hemos tenido muchos llamados para alquilar, sobre todo hacia fin de año, pero este año, si bien hemos tenido, no fueron suficientes como para poder decir que la temporada inició muy bien”, añadió.
Este panorama es también compartido por otras inmobiliarias que operan en la ciudad desde las cuales, por estos días, se continúan promocio-nando casas quintas en alquiler para lo que resta de la temporada.
Por otro lado, también desde estas firmas se ha comentado que lo que mayormente ha caído es el alquiler de estos complejos por temporada y, por el contrario, las consultas y la concreción de alquileres se dieron más por día o por fin de semana.
A nivel nacional
Este contexto se relaciona con lo que se percibe a nivel nacional donde el alquiler de casas quintas también se vio afectado a causa de la presente situación económica.
Según medios nacionales, en el verano 2021, en medio de la pandemia de Covid, los alquileres de quintas y casas de verano vivieron un verdadero boom. La imposibilidad de viajar al exterior y el trabajo home-office fueron la combinación perfecta para que muchas familias eligieran pasar el verano en quintas en las afueras de ciudades como Buenos Aires. Tres años después, el panorama se muestra muy distinto.