El Gobierno oficializó la Ley de Cardiopatías Congénitas

Decreto 559

La norma establece el derecho “a todas las instancias de detección y tratamientos correspondientes” de esta patología en cada etapa de la vida.

El Gobierno nacional reglamentó la Ley 27.713 de Cardiopatías Congénitas, que garantiza la cobertura de todas las instancias de detección y tratamiento de esa problemática en cada etapa de la vida.

La norma fue oficializada a través del decreto 559 publicado este martes en el Boletín Oficial, luego de la aprobación en Diputados del proyecto, que contó solo con dos votos en contra: los de Javier Milei y Victoria Villarruel, de La Libertad Avanza.

La iniciativa establece que “todas las personas gestantes tengan el derecho a un control prenatal que incluya la posibilidad de detectar la patología de forma precoz y garantizar también, si correspondiera, el traslado intrauterino”.

Al respecto, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, recordó que el camino que recorrió esta nueva legislación comenzó en 2008 con la creación del Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas. Y detalló que, desde aquel entonces y hasta 2021, “las muertes infantiles por malformaciones congénitas bajaron de 2.285 a 1.249 y las defunciones por malformaciones cardíacas disminuyeron de 847 a 513″.

La Ley 27.713 tiene el objetivo garantizar que todas las personas con cardiopatías congénitas tengan el derecho a todas las instancias de detección y tratamiento correspondientes en cada curso de vida.

De esta manera, se otorga rango de Ley al Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas, que desde su creación en 2008 atendió “a más de 20.000 niñas y niños” que fueron intervenidos quirúrgicamente. Además, “se redujo la lista de espera para estas intervenciones de mil a cero”.

A partir de la reglamentación, el programa tiene como desafío “garantizar los cuidados de aquellas y aquellos niñas y niños que crecieron, sobrevivieron y requieren cuidados específicos del adulto”.

A su vez, se busca fortalecer el diagnóstico prenatal y que todos los subsectores avancen en una mayor accesibilidad y calidad en la atención de esta problemática. Por último, se garantiza además que todas las mujeres embarazadas o personas gestantes tengan el derecho a un control prenatal que incluya la detección precoz de cardiopatías congénitas.

El proyecto para detectar y prevenir estas cardiopatías congénitas en bebés recién nacidos -que afectan a 1 cada 100 niños en el país- fue presentado en noviembre del año pasado en la Cámara baja y aprobado seis meses después. El proyecto motivó la celebración de diferentes grupos de madres, padres y familias con hijas e hijos afectados por esa condición, como la organización Cardiocongéntias y Latidos diferentes, que acompañaban la medida. (DIB)