Cómo se ve afectada la economía local con la suba del dólar “blue”

Se ubica cerca de los $ 400

La Opinión tomó contacto con comerciantes de distintos rubros de Trenque Lauquen quienes contaron cómo influye la cotización de la divisa norteamericana en su trabajo diario. “A la larga se ve que el poder de consumo de la gente es cada vez menor”, se comentó desde un negocio.

El dólar “blue” rozó durante las últimas jornadas los $400 y, de más está decir, esta nueva devaluación del peso argentino afecta de manera directa a todos los sectores de la económica y, también, atenta contra el poder adquisitivo de las personas.

En ese marco, La Opinión tomó contacto con comerciantes de distintos rubros de Trenque Lauquen quienes contaron cómo influye la cotización del dólar en su trabajo cotidiano y cómo, con el correr de las semanas, el consumo se ve afectado.

Si bien la realidad es diversa según cada rubro, todos los consultados coinciden en la afectación generada por una devaluación constante.

Precios, para arriba

Federico Martínez, de un conocido comercio local de sanitarios, comentó al respecto: “El dólar no afecta directamente al comercio porque está prohibido vender en dólares en la Argentina, pero sí afecta indirectamente porque los precios de las fábricas están atados al dólar. Entonces, cuando hay variaciones de dólar, enseguida los precios se van para arriba y eso se traslada al mostrador. La incoherencia que ocurre es que, cuando el dólar baja, los precios nunca bajan”, dijo.

En el mismo análisis, agregó que “por otro lado, sistemáticamente se da que cuando el dólar empieza a tener movimiento la gente sale desesperada a comprar y eso genera más corridas de precios y de mercadería. El comerciante que diga que el dólar no afecta a su comercio es porque algo está haciendo mal”.

Remarcar continuamente

Por su parte, Martín Bidart, desde otro rubro, expresó: “En el rubro del calzado, en las temporadas anteriores cuando había, por ejemplo, un 30% de inflación anual, los productos aumentaban sólo una vez durante la temporada, ya sea ésta de invierno o de verano. Ahora, desde la temporada pasada, en la cual el dólar sube mucho casi todos los meses, las fábricas envían listas de precios nuevas continuamente y van siguiendo el ritmo de la inflación y se acortan los plazos. En ese sentido, nos afectó porque en el rubro del calzado antes teníamos plazos y no aumentaba tanto la mercadería. Ahora tenemos que retocar todos los meses”.

No obstante, en su caso, Bidart comentó que “a pesar de todo, por el momento las ventas no se ven tan afectadas, se van manteniendo”.

Aumento de proveedores

En tanto, Juani, de una firma local que se dedica a la venta de alimentos, explicó cómo se vive el presente contexto desde su rubro. “(La suba del dólar) afecta en el sentido que detrás de eso vienen los aumentos de todos los proveedores y hay que cambiar las listas de precios de todos los productos para actualizarlos nuevamente. De todas maneras, ya estamos acostumbrados con la inflación que tenemos que todo el tiempo nos obliga a cambiar precios”, señaló.

Respecto de cómo influye esta situación en el consumo de sus clientes, el comerciante consultado comentó: “Siempre se consume, pero cada vez que hay aumentos seguidos la gente reniega un poco y, con algunos artículos que suben mucho los primeros días los clientes tratan de esquivarlos y a la larga se ve que el poder de consumo de la gente es cada vez menor”.

Por último, Víctor Vera, desde un lubricentro, comentó cómo se siente la suba del dólar en su taller: “En nuestro caso, lo que mueve el dólar no se asimila a lo que mueve la mercadería hoy en día, por lo menos en nuestro rubro. Por supuesto, todos se agarran del aumento del dólar para aumentar la mercadería, pero muchas veces ocurrió que el dólar no se movía y la mercadería continuaba subiendo. De hecho, tomando como parámetro los últimos seis meses los costos han aumentado mucho. De nuestro lado sólo nos queda tratar de trabajar y no matar a la gente y tampoco fundirnos. No tenemos herramientas para defendernos ante esto”, indicó.