Cirugías bariátricas: una cuestión de salud por sobre un tema estético

En Trenque Lauquen se concreta desde hace algo más de dos años una importante cantidad de este tipo de intervenciones quirúrgicas para la reducción de peso.

Desde mediados de 2021 un grupo de profesionales de la salud de Trenque Lauquen llevan a cabo cirugías bariátricas en nuestra ciudad, procedimientos que antes que esto ocurra no tenían lugar a nivel local.
Se trata de cirugías para el tratamiento de pérdida de peso, parte de un proceso en los que suelen intervenir muchos especialistas como cirujanos, nutricionistas, psicólogos, médicos clínicos, anestesistas, endocrinólogos, hematólogos y otros especialistas.
En este caso, el equipo local está conformado por la nutricionista María Elina Marchesi, los cirujanos Cristian Sánchez y Juan Agustín Macron, y las psicólogas Ailín Barbero Rojas y Belén Spinolo, quienes a su vez suelen trabajar junto a otros profesionales.
Y un punto que destaca la nutricionista María Elina Marchesi, dialogando sobre el tema con La Opinión, es que las baríatricas “son cirugías por cuestiones de salud y no estéticas”, añadiendo que estas intervenciones “no son una cura definitiva a la obesidad, sino que la obesidad es una enfermedad crónica y estas cirugías son una herramienta más en su tratamiento”.
 Obesidad
“La obesidad es un problema mundial y día a día se incrementa el número de personas que la padecen. La OMS la ha definido como la epidemia del siglo XXI, que afecta a más de 1.900 millones de personas. Se trata de una enfermedad neuroendocri-nometabólica, crónica y es el resultado del desequilibrio entre gasto energético y aporte de energía”, explica Marchesi.
Además la nutricionista señaló que “el tratamiento quirúrgico es actualmente un tratamiento efectivo y permanente para la obesidad mórdida, incluso mejorando la situación ante enfermedades comórdidas relacionadas, como diabetes, hipertensión, apnea obstructiva del sueño y dislipemias”.
Dos tipos
Actualmente en la Clínica García Salinas este grupo concreta dos tipos de cirugías bariátricas.
“Una opción es el by pass gástrico, considerada la cirugía ‘gold standard’ en términos de pérdida de peso a largo plazo. Produce una pérdida significativa de peso, de alrededor del 60 al 80 por ciento del exceso de peso. Restringe la cantidad de alimentos que se pueden consumir. Produce cambios favorables en hormonas intestinales que reducen el apetito y aumentan la saciedad. Y, lo más interesante, como se considera una cirugía metabólica, en la mayoría de los casos cura la diabetes tipo 2, la hipetensión y las dislipemias”, señala la especialista.
“Otra alternativa es la manga gástrica, un procedimiento más simple que también restringe la cantidad de comida que el paciente puede ingerir. Produce una pérdida del 50 por ciento del exceso de peso aproximadamente. Y también produce cambios en hormonas intestinales que reducen el apetito y aumentan la saciedad”, añadió.
Etapa prequirúrgica
Según la entrevistada, “en la etapa prequirúrgica se realizan consultas con un cirujano, un nutricionista y un psicólogo. Se trabaja una historia clínica completa, se interroga sobre antecedentes de obesidad, hábitos de comida, horarios de trabajo, comorbilidades asociadas a la obesidad, nivel de actividad física e intentos previos de pérdida de peso, entre otras consultas. Se realiza una serie de estudios y se evalúa en equipo si el paciente es apto para una cirugía bariátrica”.
El tipo de cirugía, de acuerdo a distintas características del paciente, se estudia en equipo, pero lo define principalmente el cirujano. En tanto, el paciente tiene que bajar entre un 8 y un 10 por ciento de su peso para entrar al quirófano.
Post operatorio
Para el post operatorio, según explicó la nutricionista consultada, inicialmente se comienza con una dieta a base de líquidos, después viene una etapa donde el paciente come todo procesado y luego, en la tercera semana, ya empieza a masticar, pero se van incorporando alimentos de acuerdo a la tolerancia gástrica y también al proceso de cicatrización, que lleva aproximadamente dos meses. En tanto, la suplementación de vitaminas y minerales, tanto en by pass gástrico como en manga gástrica, es de por vida.
También hay que tener en cuenta que el descenso de peso con una cirugía bariátrica es muy agresivo, es decir, se pierde mucha cantidad de peso en muy poco tiempo. “En esa gran cantidad de peso que se pierde no solamente se pierde grasa, sino también masa muscular. La masa muscular está relacionada a la tasa metabólica”, detalló Marchesi, agregando que “por eso la recomendación en cirugía bariátrica, luego de dos meses de la intervención quirúrgica, es hacer ejercicios de musculación para recuperar la masa muscular perdida”.
Por otro lado, la profesional sostuvo: “En algunos pacientes puede haber reganancia de peso. Esto es de origen multifactorial pero generalmente tiene más que ver con aspectos conductuales y psicológicos, como la falta de adherencia a las recomendaciones. Muchas veces los pacientes retoman hábitos que tenían previo a la cirugía, como ‘picotear’, volúmenes de ingesta inadecuados, preferencia de alimentos con alto índice glucémico, consumo de bebidas altas en calorías, alimentación rica en grasa, horarios desordenados, falta de actividad física. Todas estas cosas son las mayores productoras de ganancia de peso”.
Actividad física
En este marco, la entrevistada indica que “es importante resaltar la actividad física como forma de contrarrestar la disminución de la tasa metabólica”. “Quienes trabajamos con pacientes bariátricos sabemos que la alimentación y la actividad física tanto en el pre como en el post operatorio son fundamentales para el éxito del tratamiento a largo plazo y poder lograr así una mejor calidad de vida”, asegura.
Demanda
En cuanto a la demanda, estas cirugías son muy requeridas actualmente en Trenque Lauquen, e incluso se realiza a nivel local un promedio de entre cuatro y cinco por mes.
De todas formas, no todos quienes quieren acceder a estas intervenciones lo pueden hacer finalmente, ya que no son pocos los casos de personas que no necesitan perder grandes cantidades de peso y no requieren de un método que incluya una cirugía, sino algo más simple.

Pacientes

Las personas que son potenciales pacientes a someterse a cirugías bariátricas son aquellas que tienen un índice de masa corporal (el cual se estima con la fórmula peso sobre talla al cuadrado) mayor a 33 con alguna comorbilidad (diabetes tipo 2, hipertensión, dislipemia) o pacientes con obesidad mórdida, es decir que tienen un índice de masa corporal mayor a 40.
En ese marco, una dato que destaca la nutricionista María Elina Marchesi es que “las obras sociales en general están cubriendo bastante bien la cirugía bariátrica, pero piden un índice de masa corporal mayor a 40 para cubrirla, aunque el Consenso de Nutrición dice que un paciente que tenga una obesidad tipo 1 más una comor-bilidad ya es apto para una cirugía bariátrica”.