Beruti y un potencial turístico con mucho para desplegar y conocer

Hay varios proyectos en desarrollo

Algunas iniciativas ya han comenzado a concretarse en los últimos años y hay muchas más. La profesora Patricia Buffarini contó a La Opinión cómo se trabaja en la localidad a través del sano “hábito de revolver historias berutenses del pasado” para crear nuevos recorridos de interés en lugares emblemáticos del vecino poblado.

Cada ciudad, cada pueblo, cada territorio por extenso o pequeño que sea tiene siempre mucho para decir. Si se busca bien, si se investiga a fondo, si se encuentran las voces que le den vida a esas historias que fueron fundamentales para el crecimiento de toda una comunidad, se llegará a esta conclusión: todo lugar tiene particulares tesoros, desde su propio nacimiento y hasta su posterior desarrollo, dignos de ser conocidos.

Y no será una novedad afirmar en la presente nota que Beruti es uno de estos lugares cargado de historias para contar y, varias de ellas, con características muy particulares que han despertado el interés de muchas personas que disfrutan con la posibilidad de conocer de qué manera fue creada una fábrica, un Club Social y Deportivo o un establecimiento educativo, entre otros espacios fundamentales.

Desde hace unos años a esta parte, mucho ha podido conocerse de Beruti gracias al trabajo persistente de personas que han diseñado interesantes proyectos para que esto sea posible.

Y Patricia Buffarini, profesora de Psicología, Filosofía y Pedagogía, es una de ellas. Junto a su amiga y compañera Adriana Díaz comparte, desde hace años, el gusto por investigar y proponer. A partir de allí, varios fueron los proyectos gestados y hay muchos más que irán tomando forma en el futuro.

Proyectos

En este marco, Buffarini contó a La Opinión algunos de los ya concretados y los muchos a concretar en el futuro próximo. Todos con el mismo fin: fomentar el turismo berutense, una tierra que guarda un enorme potencial para que esto pueda llevarse a cabo.

“Desde el año 2020, en plena pandemia, con mi compañera Adriana Díaz que es con quien compartimos el gusto por investigar, buscar y revolver las historias berutenses del pasado y hemos hecho investigaciones y proyectos turísticos, le pedimos a la gente de Crecer Turismo Rural (proyecto de Crecer – Comunidades Rurales de Trenque Lauquen en Red- liderado por el INTA y del que también toma parte el municipio de Trenque Lauquen, que vienen trabajando en forma conjunta desde 2020 para promover iniciativas turísticas en zonas rurales del distrito) si podíamos incorporar a Beruti en este grupo. Ellos ya estaban trabajando con Trongé, con la zona de Lértora y otros parajes. En realidad no habían tenido en cuenta a Beruti porque les parecía que era como muy grande y no se animaban a tanto y habían elegido trabajar con comunidades rurales mucho más chicas. Cuando nosotras les pedimos esto, enseguida aceptaron gustosísimos. Y esto nos llevó a ver una realidad diferente y a poder ver, en nuestro pueblo, cuántas posibilidades hay referidas a lo que es el turismo rural para poder desarrollar”, contó la vecina.

Turismo cercano

La entrevistada comentó que “la pandemia también posicionó a estos sectores rurales de espacios abiertos como lugares para ser elegidos por la gente, sobre todo de las grandes ciudades, para hacer turismo de poco tiempo y turismo de lugares cercanos. Así se empezaron a revalorizar muchas cosas a nivel país, incluso muchos dentro de la provincia de Buenos Aires. Y esto es una buena posibilidad que la gente debería verla dentro de las comunidades chicas”.

En este punto, precisó que “uno a veces se pregunta qué le voy a mostrar a la gente que viene a este pueblo que no tiene esto y tiene poco de aquello. En turismo uno siempre piensa en las grandes urbes, en el mar, en la montaña y en realidad hoy la gente también está buscando muchas cosas. Entonces empezamos a trabajar en posicionarnos y ver qué es lo que se podía hacer dentro de la comunidad de Beruti. Para esto nos sirvieron mucho las capacitaciones que fuimos haciendo e incluso un congreso que fuimos en San Rafael, Mendoza, donde pudimos aprender bastante sobre este tema”, dijo antes de recordar que “en principio, nosotros ya en el 2019 habíamos hecho un circuito turístico por el cementerio de Beruti revalorizando y dando a conocer la historia de aquellos primeros pobladores o de hechos que ocurrieron en la localidad mostrando también algunas particularidades de las tumbas, lo que se llama arte funerario. Eso fue muy bien recibido y tuvimos mucha gente que vino a hacer esa visita. Luego se dejó de hacer porque llegó la pandemia y ahora que el cementerio está siendo remodelado tampoco se puede continuar”.

“ADN Fabriquero”

Seguidamente, Buffarini recordó que “después hicimos otro circuito que se llama ‘Conociendo el ADN Fabriquero de Beruti’ y la idea es mostrar la historia de Beruti como diferente a otros lugares. Porque si bien es un pueblo que nace a partir de la fusión de dos colonias agrícolas y en un lugar agrícola ganadero por excelencia como es esta zona pampeana, en Beruti, al poco tiempo de haber sido fundado, aparecen industrias como el primer molino harinero que era para dar valor agregado al trigo que se extraía de esta zona y, luego, en el año 1935 cuando Don Carlos Guazzone, uno de los hijos del fundador de Beruti abre la fábrica textil Giat y Bat. Y a partir de allí también surgen otras fábricas como La Oxigena Sociedad Anónima, Dielectra Argentina, la fábrica de Maggi y también otros lugares del pueblo que se vinculan directamente con ese movimiento fabril: el Club Giat, el Club La Luisa”. “Giat nace directamente de la masa obrera de Giat y Bat, pero también el hotel de Moretti, el barrio Los Chalets, es decir que hay unas cuantas actividades que surgen a raíz del movimiento de las fábricas. Nos pareció interesante mostrarlas y hacer un hilo conductor”, señaló.

Idiosincrasia diferente

Buffarini no duda en afirmar que “esta actividad fabril le dio a Beruti una idiosincrasia diferente a otros pueblos vecinos. Beruti era un pueblo que se manejaba con los horarios de la fábrica, con gente que trabajaba con un uniforme, que salía a determinada hora, que entraba a determinada hora a la fábrica, así que cualquier evento había que hacerlo los sábados a la tarde porque ya el domingo había un grupo de gente que ingresaba a trabajar. Es decir, la comunidad se movió siempre con los sonidos de las sirenas de Giat y Bat, eso marcaba la apertura y el cierre de los comercios. Y también con un tipo de sueldo que hizo que tuviéramos una sociedad en la que más o menos todos tenían el mismo ingreso. En Beruti no hubo gente rica ni gente extremadamente pobre, sino que todos tenían un sueldo que se cobraba cada quince días o mensualmente, depende el nivel en el que trabajaban dentro de la fábrica, y que hacía que se movieran los comercios también con ese ritmo, incluso algunos comercios de Trenque Lauquen que esperaban este sueldo que se recibía en Giat para que sus trabajadores vayan a comprar a su negocio de Trenque Lauquen. Eso hizo que Beruti fuera un pueblo tipo proletario sin tener diferencias de clases sociales marcadas”.

La vecina destacó que “esa visita se hizo con mucha gente. Se comenzó en ‘El Gancho’ con una actividad que se hizo en la unidad productiva con la coordinación de la ingeniera Cristina Schaber y después caminamos y terminamos dentro de la Iglesia Santa Clotilde donde, cuando terminamos de contar la historia, unos vecinos de Beruti cantaron. Realmente fue muy lindo y, luego, el que quería comer algo pudo adquirir algún producto de parte de los artesanos locales que se ubican y trabajan en la plazoleta Santa Clotilde”.

Advocaciones religiosas

Buffarini comentó las características de otros proyectos que estaban previstos para desarrollarse este año. “Y luego teníamos para realizar este año, pero justo cuando hubo que hacerlo me enfermé de Covid-19 y lo tuvimos que suspender, el desarrollo de un circuito por las advocaciones religiosas, las ermitas que hay en nuestra localidad. No es un circuito religioso, sino histórico en el cual se explica el significado de esas advocaciones y el por qué se colocaron en tal o cual momento y lugar. Ese circuito lo íbamos a hacer en auto porque algunas están más alejadas unas de otras, pero no lo pudimos hacer y quedó en carpeta para poder hacerlo en algún momento de este año. También se realizará con participación de vecinos de la comunidad”, afirmó.

Emprendimiento gastronómico

Además, comentó que “después hay dos proyectos que estamos trabajando para que se concreten. Uno es en el viejo edificio donde estaba el geriátrico, una casa histórica donde en 1905 funcionaba la escuela, entonces tiene ya sus raíces importantes en la comunidad y tiene espacio suficiente para hacer un buen museo. La idea es que se pueda trasladar el Museo del Agro a ese espacio que es mucho más grande y cómodo y, en el otro espacio, tener un emprendimiento gastronómico que, por supuesto, será una decisión que se tomará a nivel municipal”. “Entonces ahí tendríamos la visión de los nuevos museos en los cuales se mezcla lo cultural con lo gastronómico y, además, sería una posibilidad de que Beruti contara con un espacio tipo pulpería donde se pudiera comer y, al mismo tiempo, realizar actividades como estas visitas o acercarse a otros lugares hermosos que tenemos en Beruti como el almacén de Zoppiconi (que hace poquito fue declarado de interés legislativo por la legislatura bonaerense) y, si finalmente el Museo del Agro no se moviera, también es un espacio importante para ver. Cabe precisar que una de las primeras personas en ver el proyecto del Museo y el espacio gastronómico fue el delegado municipal Fabio Villarreal y nos dio la anuencia para que llegara a manos del intendente”, contó Buffarini.

Cine y muralismo

Por último, la vecina señaló que “otro proyecto es la posibilidad de que, en algún momento, se pueda reabrir el espacio del cine ‘La Luisa’ y también queremos trabajar con el grupo de gente que está organizando las actividades de arte mural en Trenque Lauquen para que Beruti, con gente de la comunidad y con el asesoramiento y acompañamiento que pueden recibir de las personas responsables del movimiento de muralismo en Trenque Lauquen, pueda también tener también sus propio museo. Todas estas cosas son las que pensamos en Beruti como una posibilidad de turismo y hay otros proyectos alrededor de Beruti en campos donde realizar actividades enmarcadas en el turismo rural lo cual hace que podamos sumar y tener una buena proyección de turismo a futuro”.