Algunos conceptos sobre el uso del gas natural por red

En un informe, la distribuidora Camuzzi dio ejemplos de consumo con distintos sistemas y brindó además algunos tips de ahorro.

El gas natural desarrolla un rol muy importante en la vida diaria. Y la distribuidora Camuzzi destaca que conocer las formas más eficientes para hacer uso de la energía te permite ser más consciente a la hora de usarla, e impactar positivamente tanto en la reducción del monto de las facturas, como en el cuidado del gas, un recurso no renovable.

En un informe, Camuzzi detalló que el consumo bimestral de gas en números puede ejemplificarse con una estufa chica de 2.500kcal/h, encendida durante 8 horas diarias, la cual consume casi 134m cúbicos; o con una hornalla, prendida 4 horas por día, que registra aproximadamente un consumo de 40m cúbicos; o un calefón, en un hogar donde lo utilizan 2 personas, que consume cerca de 67.80m cúbicos.

N Cómo ahorrar

Por otro lado, la distribuidora que presta servicio en nuesra región marcó algunos tips para ahorrar energía.

Respecto a la calefacción, recomienda: No uses la calefacción con las ventanas abiertas, prendela recién después de haber ventilado los ambientes; Para lograr una temperatura agradable, prendé las estufas al máximo unos minutos, llevalas a temperatura media (20º) y dejalas en piloto para dormir; Si no hace mucho frío, no hace falta que dejes la estufa prendida al acostarte; No uses el horno ni las hornallas para calefaccionar, es una práctica peligrosa y menos eficiente que el uso de una estufa; Verificá el estado de cierre de puertas y ventanas para mantener el calor; El uso de burletes reduce el ingreso de aire frío; Recordá mantener la ventilación adecuada para evitar accidentes.

En cuanto al uso de gas para cocción, se recomienda: Al cocinar algo en la hornalla, tapá las ollas que estés usando, la cocción será más rápida y, una vez terminada, evitará que los recipientes pierdan el calor; Siempre preferí usar recipientes pequeños, que concentran mejor el calor y permiten calentar sólo la cantidad de alimento que necesitás; Durante la cocción, si se alcanza el punto de ebullición, podés disminuir la llama para mantenerlo y ahorrar gas; Controlá que nunca la llama supere la base de la olla: es peligroso y desperdicia calor; Usá el horno con moderación y sólo cuando sea necesario, ya que consume lo mismo que tres hornallas; Si estás cocinando un tiempo largo y usas el gas de forma intermitente, apagá la hornalla y encendela nuevamente cuando la necesitas.

Mientras que a la hora de acceder a agua caliente, se recomienda: Ajustá la temperatura desde el calefón para lograr el nivel mínimo necesario para una ducha agradable o lavar los platos, no mezcles agua caliente y fría; No dejes correr el agua caliente si no la usas; En la cocina, cerrá la canilla para enjabonar los platos; En el baño, duchate con responsabilidad: 10 minutos consumen 200 litros de agua; Si tenés el termotanque fuera de la vivienda, es importante que esté aislado térmicamente para que no pierda calor; Revisá que no haya fugas de gas ni de agua caliente para evitar peligros y gastos innecesarios; Utilizá agua fría cuando la caliente no sea indispensable.