de Trenque Lauquen
Jueves 03 de Diciembre de 2020

Se cumplió ayer un triste aniversario

A cuatro años de ocurrido, el asesinato del vecino Adrián Maya sigue impune

Al día de hoy no hay siquiera un sospechoso. Adriana Iglesias, madre del joven asesinado, volvió a reclamar justicia.

Se cumplieron ayer cuatro años del asesinato de Adrián Maya, crimen por el cual no hay ningún sospechoso ni imputado.

Sin respuestas de la justicia, Adriana Iglesias, madre del joven asesinado en su casa del barrio Indio Trompa un 25 de octubre de 2016, sigue su lucha en busca de la verdad. En soledad, únicamente acompañada por su familia, cansada pero no vencida, asegura que hasta que Dios le dé fuerzas no va a dejar de luchar para que la muerte de su hijo no quede impune.

“No hay pruebas”

En primer lugar, Adriana sostuvo que “hace cuatro años que venimos reclamando justicia. Y siempre me dicen lo mismo, que están investigando. Pero últimamente ya no me cuentan mucho. Y ahora, con esto de la pandemia, voy menos a la Fiscalía, pero llamo por teléfono, no los dejo tranquilos. Pero la respuesta es la de siempre que no hay pruebas suficientes para inculpar a alguien, que están siguiendo nuevas líneas de investigación”.

Por otra parte, Adriana aseguró que “en cuatro años jampas vi a la jueza de la causa y una sola vez al fiscal”.

Testigos

Por otra parte, Adriana sostuvo que en lo vinculado a la causa “siempre me dicen que es un barrio muy cerrado en cuanto a la gente, que no quiere hablar por miedo. Pero ahora a pedido mío están reinterrogando a los testigos. Yo insisto con eso para ver si mienten porque, en tanto tiempo, pueden cambiar la versión”.

En otro tramo de la entrevista, la mujer se sinceró: “Ya no sé que más decirles. Hace poco les pregunté directamente: ‘Si fueran hijas del fiscal actuarían de otra forma ¿no? Y eso no les cae bien. Porque para ellos sigue siendo un caso, una causa más pero para mí no, es mi hijo y, como digo siempre, seguiré molestándolos hasta que Dios me de vida y fuerzas”.

No puede quedar impune

Además, Adriana destacó que “la muerte de Adrián no puede quedar impune. Fue una traición de alguien que lo conocía, que sabía del dinero que tenía guardado y armaron todo muy bien. Los autores fueron tres, mínimo. Y por los golpes que tenía y las heridas en los brazos, el forense de dijo que se defendió como un león pero los otros estaban armados, y él a mano limpia. Y después embarraron la escena con cloro para borrar las huellas”.

Y añadió que “encontraron en un allanamiento un bolso y un cuchillo que eran de Adrián. Yo y otra persona los reconocimos pero me dicen que no pueden hacer nada con eso porque no hay ADN de Adrián en el bolso. Y todo así, les tiras mil ideas y a todo te dicen que no se puede hacer. Te aseguro que es desgastante”, concluyó.

Más notas de la sección
Cargando...