Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
de Trenque Lauquen

La economía de hoy

“Sube todo, todo el tiempo, la gente está desorientada y no sabe qué hacer”

En almacenes, carnicerías y kioscos también se siente la crisis. Las personas se vuelcan a productos más baratos y a marcas económicas. “Siguen gastando la misma plata pero ahora se llevan la mitad de lo que se llevaban antes”, comentó a La Opinión un comerciante local.

Desde hace varios meses son muchas las familias que debieron reorganizar sus hábitos cotidianos para que sus respectivos sueldos no se pulvericen en el intento de concretar alguna compra necesaria para atravesar el día a día.
Así puede comprobarse realizando diferentes consultas con comerciantes de Trenque Lauquen quienes dan cuenta de esta situación que empezó a percibirse, sobre todo desde el año pasado, y nadie se atreve a aventurar cuándo todo comenzará a normalizarse.
Almacenes de barrio, supermercados, kioscos y carnicerías son fieles testigos del cambio forzado de costumbres de los trenquelauquenses el cual tiene un único y claro objetivo: que el sueldo rinda lo suficiente como para que no falte la comida diaria.
Mauricio Zapulla es un conocido comerciante de Trenque Lauquen. El contó a La Opinión lo que percibe desde su negocio el cual cuenta con el servicio de carnicería y verdulería. “Claramente, una de las consecuencias principales de la actual crisis es la caída del consumo. En este último tiempo ha aumentado bastante la carne y la gente se ha volcado a productos sustitutos como son el pollo o el cerdo pero, igualmente, en este último tiempo también ha aumentado mucho el pollo o el cerdo así que está todo muy complicado. Porque sube todo, todo el tiempo, la gente está desorientada y no sabe qué hacer. De todas maneras, siempre está un poco más cara la carne vacuna que la de pollo o de la cerdo o la de cordero. Yo vendo cordero y se vende bastante bien. El pollo también se vende bien”, comentó.

n Precio calidad
En el mismo sentido, Zapulla comentó que “en lo que es carne también hay que analizar la relación precio-calidad. Yo vendo buena carne, buenas milanesas, buenos chorizos y todo se cobra bien. Igualmente, hoy si uno sube muchos los precios no vende mucho, entonces yo intento regularlos un poco. Hoy no se cobra lo que debería cobrarse pero, en relación a otros lugares, uno está un poquito más caro. Y tengo muchos clientes a quienes les gusta comprar acá, valoran la calidad de mi negocio pero se vuelcan a otros lugares más económicos o bien a otros comercios que venden otros productos en el intento de que su economía les rinda”.
En relación a las cantidades que actualmente llevan los clientes de un determinado producto, el comerciante señaló que “hoy han aumentado los precios de los productos y una persona que antes llevaba, por ejemplo, un kilo de carne picada a $100, ahora se limita a, simplemente, pedir $100 pesos de picada. Es decir, sigue gastando la misma plata pero se lleva la mitad de lo que llevaba antes. De la misma manera, preguntan los precios de todo antes de comprar. Eso también sucede. Compran menos cantidad gastando la misma plata que hace un tiempo”.

n Verdura
Por último, el comerciante comentó que, respecto de las verduras “pasa un poco lo mismo en comparación a un tiempo atrás. Se cayó notoriamente el consumo y la gente intenta buscar ofertas o comprar en verdulerías grandes. Yo tengo una verdulería media chica entonces no puedo competir con los precios de otras verdulerías más grandes”, dijo antes de culminar señalando que “yo suelo poner ofertas en carteles y se nota que la gente busca la oferta, el precio menor. Por ahí pongo precios bastante accesibles y puedo ver que entra gente nueva al negocio. Ese es un síntoma de que la gente anda en busca de los mejores precios, aquellos que impacten menos sobre su salario”.

n Otros rubros
En los kioscos de la ciudad, la crisis también se siente notoriamente. “Es lógico”, comentó una comerciante consultada por este medio. “En estos momentos la gente deja de comprar aquello que no es imprescindible como son las golosinas o gaseosas. Los kioscos somos uno de los primeros negocios en perder cuando una crisis económica se acrecienta”.
No obstante, comentó que “el único producto que casi no decae en su venta son los cigarrillos. Aquellos que tienen el vicio no pueden dejar de comprarlos”.
Por último, en una conocida casa de venta de electrodomésticos, también se señaló que las ventas han disminuido “y la gente consulta mucho más. Se nota que recorren mucho antes de realizar una compra”.

Más notas de la sección
Cargando...