Pérdidas en los cultivos por 1.200 millones de dólares

Carbap publicó informes en los que cuantifica parte de los daños por los excesos hídricos.
0

La Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap) publicó dos informes sobre el impacto de las altas precipitaciones en las actividades agropecuarias de las mencionadas provincias, cuantificando las áreas afectadas y su posible afectación sobre las principales actividades productivas como la agricultura, la ganadería y el tambo. Y en este marco se señaló que se espera que 1,2 millones de hectáreas queden sin poder ser sembradas, algo que representará una perdida superior a los 1.200 millones de dólares. ”A poco más 20 días de comenzar la siembra gruesa 2017/2018 en la llanura pampeana, la situación es desesperante, prácticamente toda la cuenca del río Salado, desde la desembocadura en la bahía de Samborombón extendiéndose hasta zonas de La Pampa y sur de Córdoba, pasando por todo el oeste de Buenos Aires, se encuentra en graves problemas hídricos producto de las elevadas precipitaciones del 2017. Parte de estas zonas, como el partido de Gral. Villegas, vienen en problemas desde hace más de 15 meses. La diversidad de problemas que generan estas inundaciones va desde la pérdida de miles de hectáreas de soja y maíz que no se pudieron cosechar y cientos de miles de litros de leche que se tuvieron que tirar, hasta la perdida de terneros y vacunos en general. Las pérdidas no sólo son productivas, sino también la infraestructura, sobre todo la parte vial, está colapsada, poniendo en juego la vida rural”, apuntaron.

En detalle
Puntualizando en los cultivos, en la provincia de Buenos Aires se estiman pérdidas de 80 mil hectáreas de trigo, 276.756 de maíz, 692.972 de soja y 65 mil de girasol, que hacen a un total de 1.114.728 hectáreas.
En toneladas, se cuentan 302.400 de trigo, 1.912.380 de maíz, 1.969.760 de soja y 156.000 de girasol.
Mientras que en lo que hace a los valores de esas cifras, se estiman pérdidas de 51.408.000 de dólares por el trigo, U$S 277.295.114 por el maíz, U$S 669.718.395 por la soja y U$S 53.040.000 por el girasol, para un total de U$S 1.051.461.508.
Por el lado de La Pampa, se estiman pérdidas de 40 mil hectáreas de trigo (U$S 25.704.000), 70.163 hectáreas de maíz (U$S 62.252.407), 66.561 hectáreas de soja (U$S 62.550.782) y 26.700 hectáreas de girasol (U$S 19.971.600).
La suma entre las hectáreas afectadas en ambas provincias da 1.206.452. Y al momento, considerando la situación actual de los campos, se estima que ese valor de 1,2 millones de hectáreas, sería como el piso de las pérdidas de superficie, ya que por más que las condiciones climáticas mejoren, hay lugares que no podrán sembrarse.

Vacunos
Con relación a la afectación sobre los rodeos vacunos, 12,7 millones de cabezas en el área afectada, al momento es difícil calcular mermas, pero se destaca desde Carbap que los rodeos se encuentran en plena parición con la consecuente mortandad de terneros. Y a este efecto se estima que la pérdida de terneros seria de un 5%, lo que equivale a unos 200.000 terneros.
Por otro lado, y estando ya a 30 días del comienzo de los servicios más adelantados, es importante tener en cuenta el grado de stress y mal estado corporal en el que se encuentran los vientres afectando sin ningún lugar a dudas el próximo porcentaje de preñez. “Esta pérdida de preñez se estima también en un 3 a 4%, la cual nos estará impactando en los terneros logrados en el 2018”, marcaron, añadiendo que “este número equivaldría a unos 170.000 terneros adicionales que se perderían el año próximo”, y que “tomando el valor actual del ternero, 400 dólares en promedio, esto equivaldría a una pérdida total, sólo en el valor de los terneros, de más de 148 millones de dólares”, aunque este valor no considera la mortandad posible de vacas por efecto de la inundación, ni el costo adicional de granos y forrajes.
A la vez, si se suman las perdidas de agricultura, ganadería, tambos, infraestructura vial y demás se estaría ante una pérdida superior a los 1.500 millones de dólares.

Comentá a través de Facebook

Comentar

Responder