de Trenque Lauquen

A pesar de las dificultades, la atleta se siente positiva

Pamela Araneo, de la libertad de Cachi, a los entrenamientos en casa y la suspensión de carreras

La atleta le contó a La Opinión cómo fueron esos más de 20 días en la altura de Cachi, cómo lleva adelante este momento tan difícil y cuál sería el desafío para transitar tras la cuarentena.

Para Pamela Araneo la realidad pegó muy fuerte, pero ella se siente positiva y sigue con la mirada en un horizonte competitivo. Ocurre que una de nuestras mejores atletas de corta y larga distancia, comenzó el año con la mente puesta en correr, por segunda vez, el Maratón A Pampa Traviesa, en la distancia máxima de los 42,195 kilómetros, con el objetivo de mejorar su marca, esa que está en 3h06’. Para ello, tras haber subido al podio en el Maratón de Reyes en la rama femenina local, viajó en el mes de febrero a la altura de Cachi, en Salta, lugar utilizado por los mejores atletas del país para fortalecer cuerpo y espíritu en el punto más alto, tanto en la pista de atletismo como por esos caminos y recorridos inolvidables. Pero la realidad fue más fuerte. Una vez regresada a la ciudad, Araneo no tuvo ocasión de poner su cuerpo en movimiento en carreras cortas, ya que debió primero, aceptar con resignación la suspensión del Maratón A Pampa Traviesa (programado para el 5 de abril) y luego encerrase en su hogar, realizando los mínimos entrenamientos posibles. La Opinión habló con la atleta quien contó cómo fueron esos más de 20 días en la altura de Cachi, cómo lleva adelante este momento tan difícil y cuál sería el desafío para transitar tras la cuarentena.

n Entrenar en Cachi
Cada vez más atletas, de elite y aficionados, deciden viajar a Cachi, localidad del Valle Calchaquí a 2.400 metros sobre el nivel del mar, para beneficiarse con los efectos de la altura en el organismo. Viajan generalmente en la recta final de su preparación para una prueba importante, o en el período de entrenamiento de base de su planificación anual. Pamela Araneo, junto a su entrenador Gerardo Chichiri, planificaron el viaje para el mes de febrero. “Habíamos programado el viaje a Cachi antes de correr en Reyes, ya lo había decidido de hacer en febrero ya que es en el mes que mis hijas están de vacaciones y yo me podía ir tranquila. Mi mente estaba puesta en volver a correr los 42k de A Pampa Traviesa para bajar mi marca. Fueron 21 días arriba en la altura, con trabajos muy duros, entrenando todos los días y sabiendo que es un trabajo físico y mental. Todas las mañana me levantaba sabiendo que tenía que salir a entrenar sola, porque aunque hay otros atletas, una termina corriendo sola, quizás en algún fondo largo vas acompañada, pero sino es siempre sola”. Araneo planificó el viaje a Cachi con el objetivo de luego tener esos días en Trenque Lauquen previo a la carrera que le permitiera volver a estar en ritmo a nivel del mar. “En Cachi es un entrenamiento muy mental, porque una sabe que los tiempos no se alcanzan, ya que se focaliza en los trabajos de calidad, con pasadas largas y cortas, fondos de no más de 24 kilómetros, y siempre por un recorrido muy lindo, con subidas, bajadas, montañas, mas montañas y nubes. Siempre digo que sería muy lindo que algún día suba un periodista con nosotros a contar cómo es estar ahí entrenando”.

n Sin el maratón
Una vez pasado los 21 días entrenando en altura Araneo bajó al llano, volvió a Trenque Lauquen con el objetivo de encarar el mes de marzo para recuperar fuerzas, correr algunas carreras cortas, y llegar a esos 42k de la mejor manera. Pero todo esto se desvaneció en un abrir y cerrar de ojos. El primer golpe llego cuando desde la organización decidieron suspender la carrera. “No es fácil entrenar para un Maratón y que te la suspendan. No es lo mismo que estar preparando un 10k. Entrenar para correr un 42k significa mucho sacrificio, muchos meses de entrenamientos, gimnasio, dieta equilibrada, y no es algo que se pueda reprogramar de un día al otro, porque el cuerpo ya estaba listo para correr en esa fecha. Yo no se qué voy a hacer, Mi idea es correr este año los 42k, pero no es lo mismo correr en abril que correrlo en julio, en pleno invierno. A mi me paso el año pasado, preparando los 15k de New Balance en Buenos Aires que dos semanas antes me agarré una neumonía y tuve que suspender esa carrera”.
Pero Araneo se fortalece y no baja los brazos. Como el resto de los deportistas sigue entrenando en su casa, para mantenerse en forma y esperando que todo esto pase. Una vez vuelto todo a la normalidad decidirá, junto a su entrenador cuales son los pasos a seguir.

n Beneficios
“El entrenamiento de altitud no asegura que todos los atletas podrán beneficiarse con este método. Hay quienes necesitan altitudes mayores que otros, y algunos, además de no beneficiarse tanto, por razones genéticas no lo soportan y se sienten muy mal”, dicen los especialistas. “A mayor altitud, más dispersas se encuentran las moléculas de oxígeno y al organismo le cuesta más captarlas. Cuando el cuerpo se expone a esta situación, tiene un mecanismo de compensación produciendo más glóbulos rojos con la finalidad de aumentar la capacidad de transportar el oxígeno a los músculos”. Este mecanismo es desencadenado a través de la mayor liberación de la hormona renal eritropoyetina (EPO) que estimula la producción de los glóbulos rojos. Por ello, al descender y competir a nivel del mar, suele tenerse mayor ventaja mientras se mantenga ese mecanismo de compensación. Algo, por cierto, que no es una fórmula o un atajo hacia el éxito.
Suelen establecerse entre veintiún y treinta días, y luego bajar para competir en llano con un número mayor de glóbulos rojos, y muchos kilómetros acumulados en las piernas. Pero las ventajas no son sólo fisiológicas, y todos coinciden en esto: “En Cachi uno se enfoca en el entrenamiento. Se corre a la mañana, se descansa al mediodía y se sale de nuevo a la tarde. Los paisajes, el clima, la paz, la gente, todo conspira para asegurar que Cachi es realmente un paraíso para los atletas”.

Más notas de la sección

Sergio Alaux no piensa en un regreso pronto a las pistas

Sergio Alaux no piensa en un regreso pronto a las pistas

Andrea Changazzo: Mejor deportista 2019

La felicidad tiene forma de correr

Cargando...