de Trenque Lauquen

Maratón Camilo Martino

“Mito” sigue siendo el Rey de Reyes

Miguel “Mito” Guerra ganó su cuarto Maratón de Reyes. El de 25 de Mayo se impuso de punto a punta. Rubén Schejtman fue el mejor local. En veteranos la victoria fue para Oscar Cabral y en damas la trenquelauquense Natalia Velázquez.

No tiene rivales, por lo menos en Trenque Lauquen y la región. Miguel “Mito” Guerra ganó su cuarta Maratón de Reyes, de cinco disputadas, y además venía de ganar en Bahía Blanca a fines de 2019. Como siempre, fiel a su estilo de corredor, “Mito” impuso el ritmo de salida, nadie logró seguirle el tranco y solo avanzó por las calles de Trenque Lauquen. Una ciudad que se volcó a la zona céntrica para ver a los atletas más rápidos del país. La 54ª edición del Maratón de Reyes será recordada como la más numerosa, con récords de inscriptos, 799 fue el número exacto y caprichoso que no permitió redondear en 800, con una temperatura y humedad elevada que llevaron a un laborioso trabajo del equipo médico. La ambulancia debió moverse en más de una ocasión y también los sustos siguieron en la misma cena, con una sede de Barrio Alegre colmada de corredores, a puertas y ventanas cerradas, casi sin ventilación, con muchísimo calor y la descompostura y desmayo de un atleta mayor.
Pero Reyes tuvo esto y mucho más, mucho de lo que dieron los corredores locales. A “Mito” no hubo nadie que lo siguiera, como también nadie logró seguir los pasos de Oscar Cabral, el mejor en la carrera para veteranos. Un juninense que se fue enojado con la organización por la escasa remuneración económica que percibió, en referencia a las damas. Otra que marcó diferencia fue la atleta local Natalia Velázquez. Ganó casi de punta a punta. Una vez más una local logró ser la mejor de todas las mujeres, como lo hiciere Pamela Araneo hace un par de temporadas. Donde sí hubo algo más de pelea fue con los hombres de la ciudad. Rubén Schejtman impuso toda su trayectoria, historia y experiencia en esta prueba para arrebatarle el triunfo a un juvenil Alexis Morales, y en veteranos, sin sorpresas, Matías Velázquez volvió a ganarle la pulseada a Heladio Helguera.

n Todos contra “Mito”
Es sabido en el mundo del atletismo que “Mito” Guerra es un atleta cuestionado por sus pares y esto ha llevado a que siempre todos tengan una carrera especial contra “Mito”. En Trenque Lauquen esto viene pasando, tanto es así que algunos de los atletas de mejor nivel deciden no participar si “Mito” está presente. Esto poco le quita el sueño a un Guerra que corre como si no hubiese un mañana. La Opinión lo había adelantado, “Mito” Guerra es el hombre a vencer, y esa frase debe seguir esperando, porque, por ahora, nadie lo vence. Tras su categórico triunfo habló con este medio y explicó de qué manera consiguió ser otra vez el mejor. “Venía muy bien, de ganar en Bahía Blanca, corriendo a 2’56’’ de promedio en una carrera que tiene más de 8 kilómetros, así que venía confiado y sabía que tenía muchas chances de ganar” contaba “Mito” ante la mirada de algunos colegas. “Pero a las carreras siempre hay que correrlas y hay que ver como se sale. Salí rápido, a 2’52’’ bastante cebado porque pensé que alguno se iba a prender. Yo sabía que Gustavo Fernández estaba muy bien entrenado y estaba corriendo bien, pero después de los 1.500 metros vi que había hecho unos 50 metros de diferencia, y ya no tenía que esperar a nadie, solo tenía que ir para adelante, con parciales de 2’56 , 2’58, 2’54. Cuando pegué la vuelta en U puede ver que tenía ya mas de 100 metros con el segundo, así que empecé a relajar un poco para poder llegar mas tranquilo”.
“Mito” logró disfrutar de otra gran carrera, una vez más corriendo en solitario, bajo el aplauso de la gente. Por último reconoció el trabajo organizativo “esta es una carrera muy bien organizada. En otras suele ocurrir que hay motos guías y bicicletas y que van muy cerca de los corredores. Acá la camioneta que lidera va a unos 60 metros que es lo reglamentario”. Ahora para Guerra llegó el tiempo de descansar: “Yo todavía estoy en el 2019 (dice entre risas), corrí el 22 de diciembre en Balcarce, el 31 hice la de los dos años y el 5 de enero en Bahía Blanca, la verdad es que no me di el gusto de comer un pan dulce ni de tomar un vaso de sidra, ahora voy a descansar por unos 10 días”.

Más notas de la sección

Trinidad Roseró y su vida con el atletismo

“Fue una gran alegría volver a juntarnos”

Los guantes ya se sienten en la ciudad

El boxeo puede volver televisado

Se disputó la 1ª Maratón Virtual

Pellegrini celebró corriendo su aniversario

Cargando...