de Trenque Lauquen

Fue en diciembre de 1985

Los triatlones llegaron a la ciudad de la mano de Raúl Sannutto

Considerado el padre de los triatlones en la ciudad. Raúl Sannutto compartió su historia, entre las tres modalidades y los entrenamientos en esa época dorada.

“Menos tirarme en paracaídas después he hecho todos los deportes”, contó Raúl Sannutto que además agregó “todavía estoy a tiempo”.
Y sí que lo está. Raúl es una parte importantísima del deporte trenquelauquense. Gracias a él, y su motor en movimiento, el triatlón una vez arribó a Trenque Lauquen. Fue en diciembre de 1985, una novedad en la ciudad y en el país. Sannutto lo hizo posible, es por eso que se trata del padre de esta especialidad a nivel local. “Se podría decir que fui el creador de los triatlones en la ciudad y fuimos unos de los primeros del país. Me acuerdo que en esa época estaba “Pancho” Ibáñez con su programa de La Aventura del Hombre y yo me comuniqué con él para promocionar todo esto. Acá en la ciudad fue una cosa única, se dice que hubo unas 10.000 personas acompañando a los atletas porque era algo que nunca se había hecho”, reflejó en su relato el propio Sannutto.
Un primer triatlón muy particular. “Éramos unos 30 o 40 los que corríamos. La natación se hacía sorbe la banquina de la Ruta 33 que estaba inundada y no todos nadaron, solo algunos. Estábamos con Eladio Helguera y “Tito” Molinari, me acuerdo algunos de los que nadaron, el resto nos esperaba afuera, y una vez que salimos del agua subimos a las bicicletas, era todo muy nuevo y con los errores propios de no saber cómo se hacía”, marca.

Algo nuevo
Para ese primer triatlón Sannutto contó con el visto bueno del Foot Ball Club Argentino. “Logré que la gente de Argentino me apoyara para poder hacerlo. Pero fue todo muy amateur. Me acuerdo que me bajé de la bicicleta en la Ruta 33 donde estaba la estación de servicio de Isaura y se tenía que correr hasta Argentino, eran como unos 8 kilómetros. Me bajé en el puesto 10 y terminé tercero, a un minuto de “Tito” Molinari que fue el ganador y Eladio Helguera, que terminó segundo. Cuarto arribó “Tato” Navarro que estaba corriendo en ciclismo en un alto nivel nacional”, cuenta.
Pero un primer triatlón donde el espíritu fue uno en particular. “Yo me acuerdo que llegué con el último solcito de la tarde, el resto arribó de noche, pero ese era el objetivo. Me acuerdo que antes de largar nos dijimos entre todos que íbamos a hacer algo que nunca habíamos hecho pero que íbamos a llegar todos, y así fue”, resalta Sannutto quien también llevó esta idea a La Pampa.

Sus inicios
La relación de Raúl Sannutto con el deporte es muy rica y amplia. Desde sus primeras brazadas en el mar a sus enseñanzas a reconocidos atletas. “Me acuerdo que cuando tenía unos 13 años, mi papá tenía un negocio en Mar del Plata así que yo me iba a la playa, en la zona de la Bristol y nadaba hasta los barcos de publicidad, que estaban unos 200 metros mar adentro. Me subía, recorría otras playas arriba del barco, y cuando volvía a la Bristol nadaba hasta la costa nuevamente. Siempre me gustó mucho hacer deporte. En la escuela me di cuenta de que tenia cualidades para el atletismo, no para la velocidad, pero sí en largo aliento, para las largas distancias, y fue ahí cuando empecé”, detalla.
Fue una época dorada del atletismo donde Raúl pudo codearse con figuras tales como Jorge Tello, Camilo Martino o el propio Raúl González, atletas a los que terminó entrenando.

En dos ruedas
Otro momento de su vida estuvo signado por el ciclismo. Poco a poco Sannutto iba confeccionando en su cabeza el triatlón. Ya sabía lo que era la natación, también el pedestrismo y encaró el ciclismo. “Empecé con el ciclismo en la época de oro de este deporte, cuando estaba Raúl Ciotti que era ya una figura, los Villani, Raúl Guerrero… a Ciotti si lo ponían en el pelotón en los metros finales te ganaba todo. En ese tiempo corrí muchos campeonatos argentinos, al mismo tiempo que iba a Buenos Aires a carreras de pedestrismo, en 10 kilómetros, me gustaba correr ahí por el nivel. Una vez volví muy emocionado porque de unos 200 atletas entré entre los 15 primeros y Jorge García, con el que entrenábamos juntos, se metió octavo. Me acuerdo que ese día le pude ganar a Rubén Gil que era muy rápido”, destaca.
Y entre anécdotas Raul Sannutto recuerda alguno de sus triatlones corriendo en categoría veteranos. “Una vez fuimos a Púan, a un Campeonato Argentino de Triatlón con ‘Mochi’ Perego y ‘Porky’ González, donde hubo un viento sur tremendo. Salí muy mal del agua pero después en la bicicleta pude andar muy bien en esos 30 kilómetros y los 5 kilómetros finales de pedestrismo los pude hacer en 20’50”, y ya tenía más de 40 años. Otro recuerdo tengo de cuando fuimos a Junín y venía ganando con más de un minuto a los de mi categoría. La parte de la bici era a campo traviesa, por una zona sin huella, por lugares de lechos secos de rio y en un momento se me rompe el manubrio de la bici. Ahí me pasó el grupo y yo pude llegar andando con un pedazo de manubrio en una mano, la gente me aplaudía porque no lo podía creer. La parte a pie la hice muy bien y aunque me habían sacado varios minutos pude terminar a unos 50 metros del que terminó siendo el campeón argentino”, rememora.

¿Qué hace señor acá?

En sus últimas apariciones competitivas corriendo en categoría de veteranos, Raúl Sanutto recuerda una simpática anécdota con Luis Surbano.
“Corrí muchos años en La Pampa porque fui quien también llevó la idea de los triatlones. Iba muy seguido a correr y me acuerdo que en un Provincial, saliendo de General Acha, estaba Luis Surbano, quien había ganado el segundo y tercer triatlón que se hicieron en Argentino, un atleta de gran nivel, ese día mi hijo salió primero del agua y yo salí atrás,
como 20 más o menos, pero en la parte de la bicicleta empiezo a avanzar
y faltando unos 4 kilómetros alcanzado a Surbano, que se da vuelta y me dice ‘qué hace señor acá’ y ‘acá estoy’, le digo y me puse a la rueda de él porque ese día había un viento terrible. Terminé ganando el Campeonato Provincial en mi categoría”, cuenta.

 

Más notas de la sección
Cargando...