de Trenque Lauquen

El movimiento según cada rubro

Las pymes locales y un presente diverso que se percibe en la ciudad

Empresas locales consultadas por La Opinión contaron cuál es su realidad. Entre la resistencia para no cerrar hasta una actualidad óptima con una venta constante y creciente.

En las últimas semanas, noticias derivadas de medios nacionales señalaban que un alto porcentaje de las pymes argentinas comenzaron a tener problemas en su cadena de pagos y, también muchas de ellas, se veían muy afectadas por el aumento de tarifas, en muchos casos impagables.
En este marco, este medio se comunicó con representantes de diferentes firmas locales para conocer cuál es su presente y su visión de lo que ocurre en la actualidad.
Miriam Betanzos, de Betanzos Hnos. explicó cuál es el panorama que se percibe desde este tradicional comercio local. “La situación está complicada por los gastos fijos que tenemos todas las empresas. Porque a pesar de que los sueldos no aumentan de acuerdo a la inflación, sí aumentan los aportes, en estos días hubo que pagar aguinaldo, está realmente muy difícil”, dijo antes de agregar que “a pesar del movimiento que tenemos y que la gente está respondiendo lo cual hace que no tengamos problemas de cobranza, está difícil de mantenerse con los gastos fijos de funcionamiento diario. Con la venta estamos por demás conformes pero está muy difícil de mantener en pie la empresa a pesar de trabajar con un sector al cual el gobierno ha beneficiado de alguna manera”.

n Difícil
Luis, propietario de Gelidezza Helados Artesanales, también comentó su punto de vista. “Hoy se complica más que nada con el tema de los servicios, ha habido un incremento importante y ha mermado la venta. Por supuesto que estamos en invierno que es el período en el que la venta siempre baja, pero este año se nota un poco más en comparación con el año pasado. Se nota que la gente compra menos. No obstante, hemos mantenido el precio de los helados por miedo a no poder vender y estamos al límite con los valores porque hace mucho que no se aumenta y todo ha aumentado. Pero tampoco podemos aumentar el precio porque no nos compra nadie”, dijo.
Respecto de si, en el actual marco económico, ha llegado a analizar la posibilidad de reducir su personal, Luis señaló que “por ahora no hemos tenido que sacar a nadie pero se han reducido los sueldos bastante debido a que en esta época se trabaja menos. Pero tratamos de aguantar lo que más se pueda. En invierno los empleados hacen menos horario, tienen más francos semanales, se cierra más temprano y todo eso hace que el sueldo se reduzca y, por supuesto, afecta a sus economías personales”.
En cuanto al futuro, el comerciante consultado no se mostró para nada optimista. “Lo veo difícil. A nosotros nos va a subir un poco el trabajo cuando llegue el calor pero hay que ver si va a ser como en otros años. Porque el helado es algo secundario, no tan necesario como otro tipo de alimentos. Si no está no pasa nada”.
En cuanto a la cadena de pagos, Luis señaló que no tiene mayores inconvenientes. “Con mi proveedor hemos tenido algunos altibajos pero hemos salido adelante. Yo trabajo todo de contado, no con cuenta. Después de marzo que empieza a bajar la temporada ahí se complica un poco pero siempre se soluciona”.

n Cambios
Jorge Alberto García, titular de Lácteos San Gotardo, explicó que “siempre cuando hay una devaluación se resiente todo y pueden aparecer algunos cheques que vienen de vuelta. Yo como comercializo en Buenos Aires, algunos vienen de vuelta pero enseguida a la otra semana se normaliza la situación. Hoy se viene pagando todo bien, por lo menos en el gremio nuestro, por ahí puede haber que alguien esté en dificultades y atrase un poco los pagos pero son los menos. Los proveedores nuestros son de Córdoba y Santa Fe y con ellos trabajamos desde hace muchos años y durante todo el año entonces nos damos un poco más del plazo al momento de los pagos. Dentro de todo, el trabajo se mantiene”, dijo antes de agregar que “ahora, con este dólar alto hay posibilidades de exportación. Pienso que en dos o tres meses se va a normalizar todo en lo que respecta a lácteos porque se van a vender productos afuera y vamos a recomponer los precios. Pienso que se va a recomponer, hay un dólar para exportar. Por supuesto que llevará tiempo, hay que hacer el mercado nuevamente, hay que recuperar clientes que ya no había. De a poco se va a ir recomponiendo el precio de la leche”.
Por último, García señaló que por el momento “no tengo mayores problemas. El aumento de tarifas se va llevando bien, no ha perjudicado a la empresa, yo trabajo a leña, gas no tengo, así que desde ese punto de vista no se han sentido mucho los aumentos de tarifas”.

n Mucho trabajo
Por su parte, Federico Martínez, quien está al frente de E H Martínez (Sanitarios-Revestimientos y Amoblamientos de Cocina), también expresó a este medio cuál es el presente de su empresa, la cual desde hace tiempo cuenta con una importante clientela y ventas importantes y constantes. “Hoy nosotros tenemos muchísimo nivel de ventas y la única dificultad que sentimos es la variación continua de precios la cual no es ni cercana a lo que varió el precio del dólar, en ese sentido los precios están atrasados”, expresó antes de destacar que “el único problema es que hoy no alcanzamos a repartir la mercadería que se vende. Hace cuatro meses que venimos tapadísimos de trabajo, al 120% de nuestra capacidad. No sé bien a qué factor se debe pero considero que tiene que ver con el trabajo que la empresa hace puertas adentro desde hace muchos años y la capacidad de adaptación a la realidad. El esfuerzo, el sacrificio, la entrega, el dar soluciones al cliente y la calidad de servicio están entre los muchos factores que hacen que a uno le vaya bien. Siempre hay que sacrificarse, a veces dar el brazo a torcer, dar cuotas, pagar buenos sueldos y de esa forma funcionan las cosas. El comerciante que no se adapta a la situación del momento no puede hacer crecer su negocio. Hay que adaptarse permanentemente a la necesidad del cliente y eso hace al éxito de un comercio. La última crisis que sentimos fue la del 2001, momento al que también nos adaptamos y salimos adelante. Todo está relacionado con la forma en que uno maneja, enfoca y lleva adelante su comercio”.

n Resistiendo
Por último, María José Cereigido, de La Pataca, expresó que hoy el panorama económico “se vive como lo estamos viviendo todos, el tema de los aumentos del dólar se ha sentido ya que el dólar y el chocolate van de la mano, este último mes sobre todo ha aumentado mucho y eso me ha llevado a aumentar los precios. Uno trata de no aumentar en la medida que puede pero llega un momento en que es imposible porque todo lo otro sigue aumentando”.
Consultada sobre el impacto de los aumentos de tarifas, la vecina comentó: “Las tarifas han sido tremendas. Entre el aire condicionado del verano, la calefacción del invierno, la electricidad de las máquinas que necesitamos para producir se siente el impacto. Ahora en el invierno que hay más movimiento y uno produce un poco más y debe prender más las máquinas realmente se ha puesto bravo”.
Por último, consultada sobre si ha surgido algún inconveniente con la cadena de pagos, la vecina señaló que “nosotros producimos mucho de los que hacemos, casi todo, y no vendemos nada en ningún otro lado, entonces no se ha notado tanto. Hoy estamos resistiendo, como todos”.

Más notas de la sección
Cargando...