de Trenque Lauquen
Martes 29 de Septiembre de 2020

Sociedad

La OPS hizo una advertencia sobre el peligro de consumir dióxido de cloro

Esta sustancia puede causar cuadros digestivos severos y complicaciones pulmonares y cardiovasculares.

Las versiones sobre la presunta eficacia del dióxido de cloro para combatir al coronavirus han sido refutadas por la comunidad científica desde hace varios meses, que ha advertido, además, de sus peligros.

La periodista Viviana Canosa volvió a poner el debate en agenda nacional, luego de haber bebido en cámara esta sustancia en su programa de Canal 9.

Lo cierto es que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) publicó el pasado 16 de julio un artículo en el que deja claro que “no recomienda utilizar productos a base de dióxido de cloro o clorito de sodio por vía oral o parenteral en pacientes con sospecha o diagnóstico de Covid-19, ni en ningún otro caso, porque no hay evidencia sobre su eficacia y la ingesta o inhalación de estos productos podría ocasionar graves efectos adversos”.

En esa línea, el organismo señaló que “recomienda fortalecer la notificación a la autoridad regulatoria nacional de medicamentos o a la dependencia del Ministerio de Salud responsable de su regulación de cualquier evento adverso ligado al consumo de dichos productos, así como la denuncia de productos que, ya contengan dióxido de cloro, derivados de cloro o cualquier otra sustancia, se presenten con indicación de tratamiento de la Covid-19” e instó a las autoridades sanitarias a “vigilar la promoción de productos con supuestas propiedades terapéuticas para la Covid-19 a través de los medios de comunicación”.

Sobre la toxicidad de estas sustancias, la OPS precisó que “el dióxido de cloro y el clorito sódico reaccionan rápidamente en los tejidos humanos y, si se ingieren pueden causar irritación de la boca, el esófago y el estómago, con un cuadro digestivo irritativo severo, con la presencia de náuseas, vómitos y diarreas, además de graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales”.

Además, consignó que “la disminución de la presión arterial puede dar lugar a síntomas graves como complicaciones respiratorias debido a la modificación de la capacidad de la sangre para transportar oxígeno” y que “la inhalación a través de nebulizadores puede
generar edema pulmonar, broncoespasmos, neumonitis química y edema de glotis e incluso
producir la muerte si las exposiciones están por encima del valor límite de exposición
profesional”.
Asimismo, el artículo indicó que “la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos ha recibido informes sobre eventos adversos graves en pacientes que han consumido dióxido de cloro, incluidos insuficiencia respiratoria, alteraciones en la actividad eléctrica del corazón, hipotensión, insuficiencia hepática, anemia, vómitos y diarrea grave”.

En tanto, el uso, comercialización y distribución de este producto está prohibido en Argentina por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT). (DIB) AR

Más notas de la sección
Cargando...