La Municipalidad de Daireaux, condenada a pagar 250 millones

Una parturienta recibió sangre contaminada; ella murió algunos años después y su hijo lucha por recuperarse.
3

Hace 26 años una mujer se dirigió al hospital municipal para dar a luz a su primer hijo. Pero el parto se complicó y la mujer debió rcibir una transfusiòin de sangre. Finalmente nació un varón.
Al poco tiempo, la mujer quedó embarazada de nuevo y al realizarse los correspondientes análisis se le fue detectado en su organismo el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).
Tras un largo proceso de investigación, se detectó también que su primer hijo también padecía la enfermedad como también la nena que llegaría poco tiempo después.
Esta última pudo ser tratada y su situación fue revertida a partir de un largo periodo de tratamientos. A partir de ahí, se inició en la década del 90 una causa judicial por el contagio de HIV como consecuencia de la transfusión de sangre contaminada, luego de la cesárea que le fuera practicada a la madre, y a través de la lactancia al recién nacido.

N Todo un record

De esta manera, la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial de Trenque Lauquen condenó a pagar a la Municipalidad de Daireaux una suma que, con intereses y costas, superaría los 250 millones de pesos, en una sentencia que bate todos los récords en materia de indemnización de daños y pone en jaque a la Municipalidad.
El hijo que se infectó deberá recibir por parte de la municipalidad comandada por Esteban Alejandro Acerbo del FpV 46 millones de pesos, más interés por 20 años y las costas del juicio. Además, el Municipio debe abonar en forma vitalicia más 50 mil pesos mensuales, para afrontar tratamientos. Eso serían aproximadamente $250 millones.
La sentencia dictada contiene distintos valoraciones y fundamentos para determinar las indemnizaciones por los padecimientos y afecciones sufridas por las víctimas. Cabe destacar que la madre murió en el año 2001 por deterioro de su salud a causa de dicha enfermedad, mientras que su hijo tuvo que soportar múltiples perjuicios en una localidad de 15 mil habitantes.
Esta sentencia dejaría en banca rota al municipio, ya que correspondería al presupuesto anual de la municipalidad.
Por su parte el abogado e la familia, Eduardo Bustamante, afirmó que la causa tardó más de 25 años por culpa del “poder político que opera sobre los jueces, sobre todo cuando se trata de un hospital municipal”.

N Habla Acerbo

“Hace un año que soy intendente. Esta situación afecta el 80% de nuestro presupuesto económico. Este fallo es cosa juzgada de 2008, yo no estaba a cargo. Desde el punto de vista para el municipio es impagable. No podemos hacernos cargo sin ayuda”, se defendió el jefe comunal, Alejandro Acerbo.

Comentá a través de Facebook

3 Comentarios