La muerte golpeó duro a los vecinos de Salazar

Murieron dos hombres, uno era bombero, el otro revistaba como cadete. Del cuartel de Trenque Lauquen viajó una delegación para participar de las exequias.
0

Fue una colisión frontal entre el auto en el que viajaban las víctimas con otras dos personas, todos vecinos de Salazar, y un camión cisterna conducido por Julio Mauricio Morro, vecino de la ciudad de Colón.
Las primeras versiones señalan que al vehículo de mayor porte se le habría salido una rueda lo que lo desestabilizó, lo hizo cruzar de mano y terminó arrasando el lateral izquierdo del auto de los zalazarenses.
Fallecieron el conductor, Ignacio Insaurralde Campo, y Bejamín Reojo, el cadete de 17 años que viajaba en el asiento trasero, detrás de aquél.
Adelante iba la esposa del bombero y al lado de Reojo el hijo de ambos, de la misma edad.
Los sobrevivientes están internados, la mujer es la más golpeada: ninguno de los dos correría riesgo de vida.
Interviene el fiscal Leandro Cortellezzi en su carácter de subrogante de la UFI 2. Además del secuestro de los vehículos, dispuso la aprehensión de Morro quien inicialmente está imputado de doble homicidio culposo agravado por el uso de un vehículo.

N El traje que no fue
Un detalle que agregó una nota más de dramatismo a la tragedia. El grupo viajaba a Daireaux donde los adolescentes iban a elegir el traje para lucir en el baile de egresados.
El miércoles a la noche, la noticia del accidente corrió por todo Salazar; los bomberos debieron superarse para trabajar en el lugar del accidente que les había arrebatado a dos compañeros.
Durante el doble velatorio se multiplicaron las expresiones de dolor y la actividad del pueblo se paralizó. A la hora del sepelio, les rindieron homenaje en el cuartel y tras el oficio religioso el cortejo se encaminó hacia el cementerio.

Comentá a través de Facebook

Comentar

Responder