Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
de Trenque Lauquen

Son adictos en recuperación

Jóvenes de La Fazenda de la Esperanza pasaron por la ciudad con un mensaje de esperanza

Un grupo de jóvenes que actualmente se encuentran en proceso de rehabilitación de su adicción a las drogas dieron testimonio del trabajo que se realiza en un establecimiento de Carhué.

Durante el fin de semana y hasta la tarde de hoy un grupo de jóvenes que se encuentran recuperándose de su adicción a las drogas en la Fazenda de la Esperanza, un centro de rehabilitación ubicado en Carhué, donde actualemnte se albergan 18 jóvenes de distintas partes del país y del exterior, visitan Trenque Lauquen en el marco de las “misiones” que realizan por toda la región para difundir el trabajo de la entidad.
Y en su paso por la ciudad el grupo integrado por Martín Gómez (Chaco), Maximiliano Dell (Carmen de Patagones), Iván Scabuzzo (Olavarria), Fernando Martínez (Montevideo, Uruguay) y Bernardo Vallejos (Córdoba) pasó por la Redacción de La Opinión donde contaron su historia.

n Desde Carhué
Según el coordinador del grupo, Bernardo Vallejos, “fazenda en portugués significa granja”. “En nuestro caso es una granja de recuperación ubicada en la localidad de Carhué y es un centro masculino que depende de la Iglesia. Hace seis años y medio que funciona la sede de Carhué y es una de las 140 sedes en todo el mundo”, contó.
En este sentido agregó: “Actualmente tenemos chicos que en su mayoría son del país principalmente de la provincia de Buenos Aires pero también tenemos internado un chico de Alemania y otro de Uruguay. La Fazenda cuenta con capacidad para 22 chicos y en este momento hay alojados 18”.

n Proceso
En cuanto al proceso de rehabilitación que los jóvenes que se acercan al lugar deben atravesar, el coordinador indicó que “dura un año en el marco del cual se pasa por distintas etapas que no son etapas formales, como en otros centros o instituciones de rehabilitación”. Y agregó que “en alguna parte del proceso existe la necesidad por un lado de contar lo que te pasa, lo que pudiste cambiar y la posibilidad de salir de la granja y hablar de lo que te pasó y transmitirlo a otras personas”.
Así el entrevistado añadió que “la idea de venir a Trenque Lauquen es darle a los chicos la posibilidad de contar esta experiencia por un lado y dejar un mensaje de prevención sobre todo en los colegios, también compartir estas experiencias con personas que están atravesando por problemáticas diferentes, como son por ejemplo aquellas personas privadas de la libertad que están terminando su condena y que trabajan en la fábrica de pelotas de fútbol El Pase. Porque si bien estamos hablando de cosas diferentes, el origen de la problemática tiene que ver con lo mismo y se vincula de manera directa a sentimientos como el dolor, la incomprensión o la injusticia”.

n Objetivo
Por otra parte Vallejos expresó que “otro de los objetivos de estas recorridas es también mostrar que existe la posibilidad de salir de la droga más allá que lo ideal sería que directamente los jóvenes no lleguen a esto. De mostrar que existe una posibilidad de salir y mostrar una especie de foco de esperanza para aquellos que están inmersos en esta problemática”.
Con respecto a la respuesta por parte de la comunidad, el coordinador del grupo sostuvo: “La verdad es que en las recorridas recibimos mucho afecto, nos sentimos muy queridos y somos siempre bien recibidos. Aquí en Trenque Lauquen nos estamos alojando en una casa que nos prestan y allí nos recibieron con una bandeja con frutas, galletitas, las camas tendidas y cosas por el estilo, cosa que nosotros acostumbramos a hacer cuando nos visitan en la granja. Antes, en la época del ‘hombre viejo’, como nosotros la llamamos, la gente te miraba y te cerraba la puerta en la cara, y ponía tres candados, ahora te reciben con las puertas abiertas. Entonces la diferencia es muy visible. Entre haber estado tocando fondo, revolcándote en el fango, a estar luchando por salir hay una gran diferencia, y la gente se acerca al que está luchando para salir. Y ellos están en ese proceso. Es notable cuando uno se pone en el camino de hacer bien las cosas, la cantidad de gente que está dispuesta a ayudarte es enorme”.

n Voluntad
Por último el coordinador indicó que “en la Fazenda nadie te impone nada, no es un lugar donde te derivan del Juzgado por ejemplo”. “Es un lugar al cual uno va si uno quiere. Una de las condiciones de la Fazenda es querer cambiar dentro tuyo. Hay centros que trabajan con las adicciones a través de la psicología por ejemplo pero en aquí lo principal es la voluntad de cambio que tiene que tener uno porque no hay médicos, ni especialistas, ni psicólogos. Solo están los jóvenes con su voluntad y su fe en Dios para cambiar las cosas. Y si bien es difícil, con fe y voluntad el proceso de salir de las drogas es posible. Y ese es el ejemplo que queremos dar en estas recorridas que hacemos”, remarcó.

Más notas de la sección
Cargando...