Historias, carcajadas y mucha aventura en la IV Edición del Festival de Títeres

La actividad es organizada por la Escuela de Educación Estética y tuvo su comienzo el pasado domingo con la obra “El loro Pereyra”, de Diego Suáres. Ayer fue el turno de “Lumbrí… una historia de amor” de Marcelo Pablo Fernández y hoy cerrará la actividad con “Bruno Estampilla” de Carlos Piñero.
0

Hoy culminará la IV Edición del Festival de Títeres organizado por la Escuela de Educación Estética Nº1 “Bruno Martínez” y MAIA Títeres y que cuenta con el auspicio de la Municipalidad de Trenque Lauquen. El mismo comenzó el pasado domingo con la obra “El loro Pereyra”, de Diego Suáres, que pudo disfrutarse con entrada libre y gratuita y continuó los días martes y miércoles con las obras “Martín Fierro, el Payador Perseguido” de Pablo Solo Díaz y “Lumbrí… una historia de amor” de Marcelo Pablo Fernández, respectivamente. En tanto, hoy se concretará el cierre de esta grata experiencia artística con la obra “Bruno Estampilla”, una comedia de títeres llevada a cabo por el titiritero Carlos Piñero.
Es importante destacar que cada una de las obras ya concretadas contó con un número importante de entusiastas espectadores y sin dudas la de hoy no será la excepción.

n Feedback

La Opinión tuvo la oportunidad de dialogar ayer con el artista Marcelo Pablo Fernández quien desplegó toda su sapiencia en el arte titiritero con la obra “Lumbrí… una historia de amor”. Él explicó a este medio cómo vivió el momento junto al público trenquelauquense.
“Espectacular –afirmó-. En primer lugar debo decir que el teatro es alucinante, un lujo tener un teatro así, es verdaderamente un encanto. Y el público es excelente, se ve que está ávido de ver, fue un público muy bueno”.
Respecto del contacto fluido entre artista y público que se dio desde el primer momento, Fernández señaló: “Esta obra da para que se de ese feedback, siempre digo que el espectáculo cierra con el público, no es algo aislado. Yo no hago algo para el público sino que el espectáculo es parte del público y el público es parte del espectáculo. Es una simbiosis muy directa. En este caso, estamos hablando de un espectáculo para chicos, el chico quiere estar y se quiere meter en la historia y logra meterse con su imaginación y con sus intervenciones. Están hasta el final de la historia, no pierden el hilo, eso es fantástico que ocurra y que hoy por hoy siga ocurriendo”.

n Frescura e interacción

Consultado sobre cómo repercuten en el arte titiritero las nuevas opciones de divertimento aportadas por el avance tecnológico, el entrevistado señaló que “mientras nosotros tengamos esta forma de trabajo no creo que la tecnología pueda lograr ese feedback que se logra con este tipo de espectáculos. Nosotros tenemos esa frescura de la respuesta inmediata con el público, lo interactivo. Hace años que desde la tecnología se quiere y se trabaja para hacer algo interactivo. Nosotros lo logramos siempre”.
Ayer por la tarde, Marcelo Pablo Fernández cerró su participación en Trenque Lauquen brindando un taller para docentes denominado “Construcción de títeres con placas de goma espuma” en la Escuela de Educación Estética.

Comentá a través de Facebook

Comentar

Responder