Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
de Trenque Lauquen

El recuerdo de Osvaldo Bayer

“Hijo del Pueblo”

Cuando una persona se destacaba como defensor coherente de las causas de las mayorías (esos miles de millones de seres humanos que sufren la arbitrariedad de las decisiones de unos muy pocos), Osvaldo la honraba llamándola “Hijo/Hija del Pueblo” (con unas mayúsculas que daban cuenta de su valor).

Por estas horas, cuando la tristeza nos gana la partida pese a la tarde soleada de principios de verano, porque debemos asumir que Osvaldo Bayer ha partido físicamente desde esta Latinoamérica que era, más allá de sus estadías en Alemania, el lugar de sus desvelos por un mundo mejor, escucharemos y leeremos innumerables reseñas que intentarán sin éxito hacer justicia con la trayectoria vital de este paladín de la Ética.
Nosotros, que tuvimos el honor de conocerlo personalmente, y pudimos degustar la maravilla de sus diálogos cargados tanto de Historia como de Futuro, simplemente diremos que nos queda “la Bayer”, pues desde hace muchos años decidimos homenajearlo poniéndole su nombre a la Biblioteca Popular e Itinerante de la Comisión por los DDHH, cuyo vientre está cargado de textos que abogan por la Verdad y la Justicia, ejercitando desde sus estantes el deber de Memoria.
Hoy perdimos la sangre, los músculos y el parpadear del gran Osvaldo Bayer, pero ganamos para siempre el ejemplo de otro Hijo del Pueblo. ¡Gracias por todo, Osvaldo! (a pesar de las dificultades, por la crueldad de los poderes fácticos y nuestras limitaciones, intentaremos seguir por los senderos que tu compromiso abrió para cualquiera dispuesto a contribuir a un mundo humano menos desigual y más fraterno).

Comisión por los Derechos Humanos de Trenque Lauquen

Más notas de la sección
Cargando...