“Hasta luego, Hugo”

6

En el oficio celebrado ayer a la mañana en la iglesia Menonita, un numeroso grupo de amigos acompañó a la familia en un momento no por esperado menos doloroso.
Un año y una semana atrás, había muerto su esposa, Erminda Pergolani. Comenzaron a pasar los meses en los que el látigo de la ausencia marcó todos los días y en las últimas semanas la salud de Hugo se complicó hasta el desenlace final.
Aurora Rinaldi centró sus palabras en la seguridad de la otra dimensión, en el encuentro definitivo con Dios. Exhortó a escuchar siempre el mensaje divino “… es como un GPS que llevamos dentro y que nos pide que recalculemos, que doblemos a la derecha o a la izquierda, y a veces no escuchamos…”
Puso el acento en la firmeza de las convicciones de Hugo y en la entrega, junto con Erminda a la misión de la iglesia. Llamó a todos a apoyar a la familia “especialmente a Gabriela y Daniela” y a seguir el camino por ellos trazado.
A Rinaldi le precedió el pastor Henns, de Juan José Paso, localidad a la que los esposos Pergolani- Ibarzábal visitaban asiduamente para ayudar en la tarea pastoral, una actitud “… de permanente servicio” que el ministro destacó.
Hugo fue parte entrañable, como celador, de la entonces Escuela Nacional de Educación Técnica donde dejó su sello de responsabilidad contracción al trabajo.
Revistó como uno de los socios veteranos del Rotary Club, institución a la que dio muchísimo de su tiempo. Por largos años fue la cara visible de la organización de la entrega de premios al Mejor Compañero, una actividad que ocupaba un lugar especial de su corazón en el que los jóvenes ocupaban un lugar preferencial.
Fue un buen amigo de La Opinión, siempre aportaba inquietudes, nos llamaba, comentaba y, si lo juzgaba necesario, deslizaba una suave crítica.
Cálido, ocurrente, activo, siempre atento a los problemas de los demás, Hugo Irazábal se lleva de esta vida el mejor certificado: el de la bondad y la rectitud.

Comentá a través de Facebook

6 Comentarios

  1. Mi acompañamiento a Daniela y Gabriela ante esta dolorosa pérdida. Hugo y Erminda eran dos personas intachables.
    Se que ellas podran llevar este legado.¡Fuerza chicas queridas!!Un abrazo fuerte…

  2. Mi acompañamiento a Gabriela y Daniela ante esta,tan sensible pérdida.Hugo y Erminda fueron dos personas intachables.Este legado quedó ahora en ellas,que, seguramente,sabran continuarlo.Fuerza chicas!!
    Iva.

  3. Al Igual que mis compañeros de la ENET Nro 1, Tengo un excelente recuerdo de Hugo y Erminda, quiero destacar que ellos se ganaban el respeto de los alumnos con un trato amable, correcto y firme , pero exigiendo lo correcto. Como educadores Transmitían Valores con el ejemplo. Que en paz descanse.

  4. Mi acompañamiento a los familiares. y me queda la satisfacción de haberlo entrevistado, a él y a Erminda , que me antendieron tan deferentes para obtener información para mi libro INICIOS DE LA JUSTICIA LABORAL y también para mi trabajo presentado en el 2016 en las Jornadas de Historia que titulé LA DANZA FOLKLORICA EN T.LAUQUEN,( sus inicios), donde además tuve el gusto de que Don HUGO fuera a escuchar mi trabajo, él que fue ex integrante y primer secretario de la Peña Kcocho Massi. y que luego me saludara al terminar mi exposición. (lamenté no haberme sacado una foto ese día, por que para mí fue un orgullo, pero también rendir un examen en lo que exponía)

  5. Guardo un recuerdo muy lindo de Don Hugo, que nos enseño muchísimos valores durante el colegio y todos los viajes que organizo junto a Erminda. Una persona muy buena y correcta. Que en paz descanse.

  6. Buenos dias. Recien leo la noticia y me da profundo pesar

    Hace unos días nos juntamos con los ex compañeros de la ENET Nro 1, que cumplimos 30 años de egresados y recordábamos con muchísimo cariño al Matrimonio que tantas veces nos organizó y acompañó en viajes de estudio cuando cursamos la secundaria.
    Mi mas sentido pésame para toda la familia

Responder