Exposición sobre la guerra de Malvinas

Sobrevivientes del General Belgrano, participaron de la muestra que se concretó en Bonifacio.
1

GARRE (Corresponsalía) -Organizada por el ex combatiente Héctor Moita, sobreviviente del Crucero General Belgrano se desarrolló una impactante exposición sobre la guerra de Malvinas en el salón de exposiciones de la Sociedad Española de Bonifacio, muy visitada por el público.
La muestra contó con importante material como una balsa del Belgrano utilizada por la tripulación del crucero y que permitió el salvataje de más de 700 personas, material bélico, vestimenta, cartas, revistas de la época, réplicas artesanales de los barcos, buques, fragatas y unas 600 fotos sobre las Islas Malvinas.
Los periodistas Juan Carlos Natale y Néstor Omar Salgado, invitados a la misma, entrevistaron al ex combatiente y organizador de esta muestra Héctor Luis Moita y a los ex combatientes Federico Cáceres, que participó de la guerra como cabo principal y supervisor de radares en el Destructor Hércules y a Rubén Darío Montenegro, ex combatiente. También estuvieron presentes Orlando Rufino, el ex combatiente José María Correa y otro tripulante del Belgrano Miguel Reyes.

n Breve historia

“La construcción del USS Phoenix, que luego sería el ARA Gral. Belgrano, fue autorizada el 13 de febrero de 1929. Se inició el 15 de abril de 1935 y fue botado el 12 de marzo de 1938 en el astillero New York Shipbuilding Co. Entró en servicio en la armada de EEUU el 18 de marzo de 1939.
Al servicio de la Armada Argentina el USS Phoenix fue vendido a la Argentina con otro de su clase (el USS Boise (CL-47)), en octubre de 1951, por la suma de 7,8 millones de dólares. Fue rebautizado ARA 17 de octubre, fecha emblemática del Partido Justicialista que lideraba el entonces presidente Juan Perón. Perón fue derrocado en 1955, mediante un golpe de Estado y en ese año el buque, que había sido nave insignia de las fuerzas sediciosas, al mando del almirante Isaac Francisco Rojas, quien había tomado parte en las acciones de guerra revolucionaria el 16 de septiembre de 1955, fue rebautizado como General Belgrano (C-4), en homenaje al general y abogado Manuel Belgrano, héroe de la independencia de Argentina que había fundado la Escuela de Náutica en 1799”.

n Testimonios

En este marco, Héctor Moita comentó: “Estoy muy emocionado por la cantidad de gente que se acercó y por la cantidad de cosas que hemos logrado conseguir para exponer al público, contando con la presencia de varios veteranos para que puedan dialogar con los presentes y consultarles sus dudas”.
En cuanto a la balsa en exposición señaló que “en estas balsas pudimos volver 770, lamentablemente en el Crucero quedaron 323; la capacidad de estas balsas es de 20 personas, pero en una emergencia puede llevar hasta 30 o 40 personas, en nuestro caso se trataba de salvar la mayor cantidad de personas posibles, como verán cuenta con una capota de lona color naranja, color que permite ser identificado rápidamente en el mar por su reflejo, echada al mar la balsa queda a la deriva esperando su rescate, en este viaje pasamos mucho frío, en mi caso estuve 36 horas en el mar hasta que finalmente nos rescató el Barco el Aviso Gurruchaga”.
Sobre la muestra indicó que “las maquetas réplicas de barcos las trajo gente de la Base Naval Puerto Belgrano, que son dos compañeros sobrevivientes del Crucero, las fotos son expuestas por un ex combatiente que viene de la Provincia de Córdoba, lo de Malvinas lo trajo otro ex combatiente de La Plata”.
Por su parte Federico Cáceres comentó que “hemos traído una secuencia de maquetas de modelos navales para que las conozca el público presente; al referirse a su labor cumplida en el mar Argentino cerca de Malvinas como tripulante manifestó que el 28 de marzo zarpamos de la base naval Puerto Belgrano hacia el sur, teóricamente a realizar un ejercicio de practica naval de rutina, pero el día 30 nos reúne el Comandante y nos informa que íbamos a recuperar Malvinas; llegamos el 2 de abril frente a Puerto Argentino acompañando al buque de desembarco San Antonio y otras unidades que efectuaron el desembarco en la isla, es decir estuvimos en ese momento histórico; nuestra función siguiente era patrullar sobre Malvinas. Hace unos años comencé invitado por mi hijo en modelismo naval y esto nos permite al exponer mantener vigente la causa Malvinas”.

n Un calvario

Por su parte el ex combatiente Rubén Darío Montenegro, oriundo de La Plata, dijo: “Trajimos todas las cosas que tenemos, radios, municiones, recuerdos de esa experiencia y cartas de un soldado, carpas, ropa militar de aquella época y algunas cosas que trajimos de Malvinas de nuestro segundo viaje a las Islas; las primeras dificultades en el lugar eran producto del frío, el viento, usando vestimenta que no era para ese clima y la segunda etapa que nos tocó fue el “hambre” hasta que llegaron los ingleses, de ahí en más fue el calvario nuestro hasta volver a casa”.
Orlando Rufino, otro ex combatiente, relató: “En ese momento tenía 19 años había ingresado en el servicio militar obligatorio siendo incorporado al regimiento de
Infantería 25 con destino en Sarmiento provincia de Chubut y nos destinaron a Malvinas, hay que destacar que Argentina tuvo muchos suboficiales y oficiales muy profesionales que pelearon con heroísmo; no así los altos mandos; en mi caso estuve destinado en Darwin, a unos 20 kilómetros de San Carlos y a 70 de Puerto Argentino; entre puerto Argentino y San Carlos donde se establece la cabecera de playa donde desembarcan los Ingles, a pocos kilómetros estábamos nosotros que nos interponíamos en el camino de las tropas británicas a Puerto Argentino y fue donde se libró la primera batalla diurna”.
“Supuestamente ellos tenían planificado vencernos en 12 horas, pero la fuerte resistencia de nuestro ejército y con las bajas que les causamos les costó 36 horas lograr avanzar en este territorio, en esta pelea recibí dos heridas de bala, una en el brazo y otra me roza la cintura (columna) dejándome inmovilizado por varios meses, hoy por suerte estoy caminando y puedo acompañar estos encuentros, donde expongo, en este caso unas 600 fotos, tomadas en esa época y algunas luego de la guerra en mis dos viajes realizados a la isla, donde muestro además de armas, soldados y lugares de combate el colorido de la naturaleza que tiene ese lugar”.
También estuvo presente acompañando a sus compañeros el ex combatiente nacido en Guaminí, José María Correa que pertenecía a la compañía ingenieros de combate 601 y Miguel Reyes, ex combatiente sobreviviente del ARA Manuel Belgrano; una muestra que nos debe hacer sentir orgullosos como argentinos de nuestros héroes que fueron a defender nuestro territorio.

Comentá a través de Facebook

1 Comentario

  1. Es importante no perder de vista como empezó esta guerra sin provocación y sin necesidad por razones exclusivamente internas al régimen que asesinó a más Argentinos que ningun régimen extranjero.
    También no ovidemos que esta “malvinización” artificial de la historia, el adoctrinamiento fascista puesto por Perón en los colegios y escuelas desde la década de 1940, es lo que nos da el porqué cien años antes en 1882 habían otros mapas y el general – presidente de la época no tenía ningún apuro por atacar a Inglaterra o a las Malvinas, a diferencia de los adoctrinados de 1982 “que simplemente no podían esperar” y querían una guerra un siglo después.