Exclusión muy clara

Uno de cada tres habitantes es hoy pobre, esto es grave, perol esta gravedad aumenta cuando observamos que la mayoría de nuestros pobres son “excluídos, ya que no han sido expulsados permanentemente de la fuerza laboral del siglo XXI”, escribe Alieto Aldo Guadagni, de la Academia Nacional de Educación.
0

Son pobres porque no tienen un empleo productivo y difícilmente lo tengan aunque la demanda laboral crezca en los próximos años. Nuestros pobres hoy son más que pobres transitorios, ya que en muchos casos son familias enteras, que por más de una generación han estado excluidas del nuevo y difícil mundo del trabajo de este siglo. Cuando la pobreza es coyuntural, sí se pueden encontrar soluciones de corto plazo con planes sociales, pero cuando la pobreza es estructural como la que padecemos, son necesarias otras líneas de acción que apunten directamente a la raíz del flagelo de la pobreza con exclusión social. La propuesta superadora se centra en la educación, ya que de la pobreza no se sale con subsidios, que son útiles pero no alcanzan. El requisito mínimo es la escolarización completa de los adolescentes.. La escuela secundaria es esencial para que los jóvenes adquieran las competencias que les ofrecen posibilidades de insertarse en el nuevo mundo laboral. Si queremos que los jóvenes humildes tengan las mismas oportunidades que tienen los jóvenes de familias de niveles socioeconómicos más altos, para acceder a nuevos empleos futuros, la escuela secundaria debe ser no sólo inclusiva sino de una calidad educativa que no depende del nivel socioeconómico de las familias. Hoy no lo es. El bajo nivel educativo es un pasaporte directo al desempleo y la pobreza, que entre aquellos que no concluyeron la secundaria es cuatro veces mayor de quienes concluyeron sus estudios secundarios.

Comentá a través de Facebook

Comentar

Responder