Estafas de verano a partir de alquileres y otras ofertas falsas

Internet es un terreno propicio para que estos casos se den, de hecho le ha ocurrido a una familia trenquelauquense recientemente.
0

Las reservas para alquilar departamentos, cabañas, habitaciones u otros tipos de espacios para el alojamiento en verano por Internet aumentan cada año y con esto también las estafas a partir de ofertas engañosas. Hoy por hoy se pueden recorrer portales de todo el país con una gran cantidad de noticias acerca de estafas a vecinos de distintas ciudades, y Trenque Lauquen no ha sido la excepción.
Hace unos días en la Comisaría local se recepcionó la denuncia de una vecina que quiso alquilar un departamento en Mar del Plata utilizando una propuesta que vio por Facebook. Le pidieron 4 mil pesos como seña y realizó un giro a través de una compañía de servicios financieros y de comunicación, pero tras esa acción quien había solicitado el dinero inmediatamente cerró su perfil en la red social y no se supo más de él.
Actualmente buena parte de las reservas se realiza vía online, ya que en Internet hay una inmensa variedad de ofertas de servicios turísticos, tanto locales como internacionales, abarcando transporte, alojamiento, alquiler de autos, excursiones y otras alternativas, muchas veces con promociones incluidas. Pero hay que tener mucho cuidado a la hora de elegir qué alquilar y cómo.

n Consejos
En tanto, entre los diversos consejos que se marcan en los medios se destaca señar la vivienda de manera bancarizada, no saldar el total hasta ingresar al inmueble y chequear a través de Google Maps si la vivienda o el establecimiento en cuestión existe.
Además, en el sitio Infocielo apuntaron que con la intención de evitar posibles estafas a los veraneantes que se acerquen a diferentes puntos de la Costa Atlántica, especialmente en los alquileres que se realizan vía web, la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires aconseja “alquilar a través de inmobiliarias registradas, y no en páginas web que no tengan un respaldo” y “verificar a través del colegio de martilleros de las distintas ciudades que las inmobiliarias cuentan con la correspondiente habilitación”.
También un consejo es “desconfiar de anuncios con precios demasiado bajos, así como de anuncios con faltas de ortografía, lenguaje con incorrecciones o mal redactado”. Y si se indican teléfonos o mails de contacto, previamente consultar en Internet verificando si son reportados por otros usuarios como fraudulentos.
Por otro lado, es importante no brindar información que permita su identificación o la de su familia. Y no usar servicios de pago anónimos para pagar el alquiler, dar señas o adelantos, sino plataformas de pagos online -como Mercado Pago- como seguro de la transacción. Así como no es seguro saldar anticipadamente el monto del alquiler, sino hacerlo al ingresar al inmueble.
En tanto, se recomienda además pedirle al locador un contacto para comunicarse con él ante cualquier inconveniente y exigir en el contrato una cláusula que prevea la posibilidad de rescindirlo por parte del inquilino ante alguna falla en los servicios que no se solucione dentro de las primeras 48 horas.

N Martilleros
Por su lado, el diario El Día apunta que “desde condiciones que no se ajustan a las ofrecidas hasta propiedades que directamente no existen, el auge de los alquileres en Internet parece haber crecido en los últimos años a un ritmo mayor que el grado de cautela de quienes se vuelcan a él”, y que “frente a esta realidad, el Colegio de Martilleros de la Provincia salió a alertar de la necesidad de manejarse con profesionales”.
“La oferta informal de alquileres por Internet se da para todo tipo de estafas. Lo más común es que las características de las propiedades que se ofrecen no coincidan con la realidad, pero a veces ni siquiera son las mismas viviendas que se muestran y, en casos extremos, quienes las alquilan no son sus dueños o directamente no existen”, detalló Carlos Hugo Esteban, presidente del Colegio de Martilleros de la Provincia.
Y los inconvenientes se dan sobre todo en esta época del año y con alquileres temporarios. Porque cuando uno alquila una casa para irse de vacaciones no va a verla antes: confía en lo que ofrecen; “y el problema es cuando esa persona que la ofrece no es un profesional que se juega la matrícula si actúa mal”, agregó Esteban, señalando también que “sólo la intervención de un agente inmobiliario otorga certeza a la operación”.

Comentá a través de Facebook

Comentar

Responder