Esfuerzos Vecinales

La década del ’80 marcó para Trenque Lauquen la vigorosa impronta de la acción de las comisiones barriales. Entre las primeras en conformarse, se pueden mencionar la Unión Vecinal del barrio NO, la Comisión de la calle Cuello- Foster y la del Barrio Indio Trompa.
0

Sin dejar de lado a otras de más corta vida-, se las puede calificar como pioneras en recoger las necesidades de los vecinos, actuar por sí o ser puente con la Municipalidad,
Hacia fines de esa década, cuando la inundación acechaba el casco urbano y la inacción –o la impotencia- de los Estados nacional y provincial crispaba los ánimos, las comisiones barriales se sumaron a la Intersectorial. Ese grupo que fue uno de los ejemplos de convivencia social y política más claros de nuestra historia lugareña. Luego llegó la hora de la reconstrucción y de años de un gobierno municipal de fuerte protagonismo, catalizador de esfuerzos e iniciativas. Y con el paso del tiempo, esas agrupaciones barriales fueron debilitándose aunque manteniendo su identidad. En muchos casos el protagonismo de una comisión con todo su andamiaje administrativo: convocatorias, actas, balances y asambleas es ocupado por los denominados referentes barriales.
Mucho antes, por los años ’60, se formaron grupos de vecinos de los que poca memoria queda, que unieron esfuerzos por hermosear la calle en la que vivían. Quizás con más entusiasmo que criterio se lanzaron al diseño de estructuras para las ramblas. Fue el caso, por ejemplo, de la calle Avellaneda con los extraños “`pisa papas” como los bautizó la imaginación popular, las pérgolas de las calles San Martín y Pasteur, los macetones de Oro y Alem. Y más lejos en el tiempo, la arrogante iluminación de la calle Roca; había que ir hasta Luján para hallar otra igual.

Comentá a través de Facebook

Comentar

Responder