de Trenque Lauquen

El juego-ciencia en tablero y online

El ajedrez como medio eficaz para hacerle frente al encierro

El profesor Diego Enríquez contó cómo se está llevando adelante este periodo de cuarentena donde las clases virtuales son una realidad, como así también los torneos online.

En momentos de encierro nunca viene mal una partida de ajedrez. Para padres a los que ya se les están agotando las ideas, para los amantes del juego-ciencia y para aquellos que siempre estaban buscando ese nuevo desafío, saber jugar al ajedrez.
Su aprendizaje es sencillo. Basta con conocer algunas de las reglas básicas, movimientos y enroques, para lanzarse a esa aventura por conquistar el centro del tablero.
En Trenque Lauquen la práctica del ajedrez ha ido creciendo desde 2008 a esta fecha. Primero gracias al trabajo incansable del Grupo de Apoyo al Ajedrez encabezado, por esos años, por Rubén Islas, y luego con la aparición de varias escuelitas. Una de ellas es la que está a cargo de Diego Enríquez, quien en 2008 era un niño de 14 años aprendiendo a jugar y Rubén Islas encontró en él un multiplicador de este juego. Ahora, y con 26 años, brinda clases en los colegios De Los Nuevos Ayres y Los Médanos, además de los grupos que tiene en la Biblioteca Pública Rivadavia.
La Opinión dialogó con Enríquez. Y por medio de un imaginario tablero contó cómo se está llevando adelante este periodo de cuarentena donde las clases virtuales son una realidad, como así también los torneos online.

n Regional
Dias atrás Diego y Emiliano Castoldi participaron de un torneo online realizado en General Pico, La Pampa, para jugadores de la región. “Éramos unos 25 jugadores de la región y lo hicimos bastante bien. Emiliano terminó quinto y yo décimo, con una modalidad extraña de juego”, contó quien detalló cómo se llevo adelante el evento marcando: “El certamen se crea una hora antes y cada uno juega desde casa. Yo jugué unas 8 partidas, sumando 6.30 puntos y Emiliano disputó 9 logrando medio punto más que yo. Es un formato raro de juego, ya que una vez que terminas una partida enseguida te emparejan con otro jugador, por lo que no todos jugamos la misma cantidad de partidas”.
Cada enfrentamiento tenía una duración de 7 minutos más 3 segundos y se realizó mediante la plataforma Lichess.org.

n Las clases
Enríquez comenzó a practicar el juego-ciencia a los 14 años y nunca más lo ha dejado. Su fanatismo por el tablero lo llevó a brindar ayuda a los más pequeños rápidamente y ya hace varias temporadas que imparte clases. Asimismo contó que desde el Prix Interprovincial de Ajedrez no se ha pensado una movida online, pero si un cambio en el sistema de juego. “El Prix iba a arrancar en General Villegas donde este año se iban a jugar dos torneos, un Apertura y Clausura, donde los ganadores iban a jugar luego por un torneo final”, explicó.
Es un joven con autoridad en el juego y habla con entusiasmo. “Yo creo que desde el 2008 a esta parte el ajedrez creció mucho en la ciudad y la región. Lo negativo fue el momento económico que hemos vivido en los años anteriores donde viajar a las competencias se hizo muy difícil. En el Prix de las diez ciudades que eran parte solo había jugadores de cuatro de ellas. Antes viajábamos en una combi y últimamente eso se hizo imposible porque cada viaje era muy caro para los chicos”, sostiene.
Como alternativa a esto surgieron los torneos locales, ahora estancados por la cuarentena, pero a la espera de volver al ruedo. “El ajedrez siempre está ahí en los juegos de mesa y este es un momento indicado para volver a jugarlo”, enfatizó Enríquez.

Más notas de la sección
Cargando...