de Trenque Lauquen

Fabián Wagmister

De Buenos Aires a Santa Rosa promoviendo una movilidad “libre, sustentable y segura”

Un pampeano que vive en Estados Unidos unió la capital de nuestro país con la de La Pampa, donde participó del Foro Argentino de la Bicicleta, promoviendo el uso de este medio de transporte.

Fabián Wagmister, un artista pampeano que reside hace varios años en Estados Unidos, llegó a Santa Rosa días atrás luego de pasar por Trenque Lauquen en bicicleta en el marco del proyecto Bicicletas Blancas, cuyo objetivo es generar diálogo y reflexión entre las personas en relación al derecho de todos a una movilidad libre, sustentable y segura a través del mencionado medio de dos ruedas.
Fabián partió en “bici” el 31 de agosto desde la Ciudad de Buenos Aires y su destino final fue la capital pampeana luego de una semana de pedaleo por la Ruta 5 a través de la que visitó diversos puntos, pueblos y ciudades, entre ellas Trenque Lauquen, siempre todo de blanco: ropa, capa y pelo incluido. “El nombre de Bicicletas Blancas nace a partir de un tango de Piazzolla y Ferrer del año 72 que se llama ‘La bicicleta blanca’, y que trata de un flaco que anda por las noches en su bici y nadie sabe de dónde viene ni a dónde va. Pero su bici lanza un día un cometa luminoso y transforma la ciudad, los políticos salen a arreglar la ciudad, los ladrones devuelven lo robado. Inspirado por el tango, tomo ese personaje y recorro desde Buenos Aires hasta Santa Rosa, un poco con la idea de la bicicleta como transformadora a nivel personal y social, o como instrumento de posibilidad de cambio”, le dijo a La Opinión.
Y además este ciclista viajó acompañado por una segunda bicicleta que cuenta con un sistema lumínico muy interesante que controla desde su celular y a partir del que, al entrar a cada localidad encendía buscando llamar la atención y que la gente se acerque a charlar sobre el uso y las bondades de este medio, generalmente en la plaza principal de cada comunidad.

Concientización
No es usual observar a una persona en una bicicleta equipada con varios aparatos tecnológicos, entre ellos unas llamativas luces led, y acarreando otra bici por las calles de la ciudad. Así, este hombre que hace 25 años es profesor en la Universidad de California, tal como hizo en otras urbes, frenó en la plaza San Martín y enseguida se puso en contacto con vecinos que andaban por el centro de Trenque Lauquen.
Luego siguió camino hacia Santa Rosa, donde se realizó el Foro Argentino de la Bicicleta, en el que brindó una disertación, llevando a su ciudad sus dos pasiones: la bicicleta y el arte.
Pero en su contacto con este medio hizo extensiva su campaña para promover el uso y la utilidad del medio de transporte que tanto ama. Y resalta que un tema de conversación muy habitual en cada parada es el de las desafortunadas muertes de ciclistas que han ocurrido este año en las rutas nacionales argentinas. “Llevamos más o menos 24 muertes este año, y en la mayoría de los casos son ciclistas envestidos desde atrás a la noche. Y si bien los automóviles tienen gran responsabilidad, yo promuevo que la gente por favor le ponga luces a sus bicicletas”, remarca.

Obra de arte
El viaje lo encaró solo, y llevando consigo mucho peso a partir de su significativo equipamiento. Además uno de los sentidos de su segunda “bici” tuvo sustento en el hecho de que dicho vehículo iba a ser regalado a alguien que lo necesite, y así ocurrió en Santa Rosa.
Así tomó forma lo que él mismo llamó como “una pedaleada-obra de arte”. “Esto es una obra de arte. Es una performance sobre el territorio mismo de la Ruta 5, con una audiencia que va cambiando de pueblo en pueblo, con un espectador que va cambiando de pueblo en pueblo”, afirma.
De esta forma, este llamativo personaje de 56 años busca llamar a la reflexión sobre el derecho de todos a una movilidad “libre, sustentable y segura”. “La bici es para todos, para cualquier edad, y es una herramienta de investigación y expresión cultural muy interesante. Para mí, como artista digital, se ha convertido en mi pincel: mi manera de conocer y expresar el mundo. Me hace muy feliz y a su vez me permite plantearle preguntas a la gente y ver la realidad que viven”, aseguró el entrevistado, añadiendo que “la bici te pone en contacto con el entorno, con los olores, a diferencia de lo que ocurre con el auto, y es también algo muy lúdico”.

Más notas de la sección
Cargando...