de Trenque Lauquen

Especiales de La Opinión

Club Ciclista, una historia de gloria deportiva

Bruno Villani dice que no le pesa la carga que su apellido conlleva en la historia del ciclismo lugareño. Es la cuarta generación de una familia que respira en clave de bicicleta, que edificó su trayectoria gloriosa en los velódromos más importantes del país e hizo trascender a Trenque Lauquen en el deporte de las dos ruedas.

En esta etapa de su vida, casi 100 años después que su bisabuelo junto a otros jóvenes de la época fundara el Club Ciclista, entiende que su misión es sostener lo conseguido, hacer trascender lo logrado que no es poco y generar las condiciones para que esta mística de pedales nunca se termine.

Bruno también es ciclista. Dice que comenzó más tarde que los demás, y aún hoy compite y se mezcla en los pelotones de punta cuando puede. Su apellido es parte de la historia del Club que se prepara para festejar en poco tiempo el centenario, junto a los Zelasqui, los Villaro, Cioti y otros tantos que emergen del libro Historia y Progreso.

Hoy Bruno es el tesorero del Club aunque se sabe que en los clubes locales los cargos son algo secundario. Las comisiones son reducidas y todos tiran para el mismo lado. La presidencia recae hoy sobre Víctor González, un ex ciclista que conoció de las épocas de gloria, de un velódromo lleno y largas noches de competencias y alegrías.

El club tiene varias etapas. Se dijo ya que se inauguró en 1924 como el sueño de un grupo de chicos a los que les gustaba correr en bicicleta. Entre ellos Pablo Villani, un inmigrante italiano que llegó a la zona de Martín Fierro a trabajar como albañil, pero antes, en Buenos Aires ya había corrido y ganado pruebas importantísimas. Otra etapa importante fue la construcción del velódromo en 1930 y que estaba en la calle García Salinas, donde hoy está el supermercado La Anónima, lo aclaramos porque quizás muchos jóvenes no sepan que allí se escribieron las páginas más importantes de la historia del ciclismo local. En ese lugar, compitieron hasta campeones mundiales. Por sus dimensiones y características fue el tercero más importante de toda la geografía nacional en su época.

Una etapa más triste, sobre todo para los más veteranos, fue en 1999 cuando debieron vender la pista de la calle García Salinas acuciados por deudas tributarias y dificultades económicas. Con lo recaudado y en acuerdo con la Municipalidad construyeron su actual velódromo inaugurado en septiembre de 1999 (hace 20 años) y además compraron 5 propiedades que hoy están alquiladas y son el sostén económico de la entidad. Es uno de los clubes más viejos de la ciudad y no tiene hoy dificultades financieras.

Villani y González reciben a OESTE BA para hablar de un poco de historia y de mística. Entonces sorprenden con una bandera “es la bandera fundacional, la cosió Pancha Zelasqui, esta tela tiene 95 años” dicen.

“Era una locura de la época hacer un club ciclista en una ciudad como la nuestra, vos imagínate que el club ciclista nacional tiene 5 años más fue uno de los primeros en todo el país” remarcan los entrevistados y cuentan una anécdota de casi 100 que aún se mantiene vigente “los chicos de esa época tenían un enorme entusiasmo que fueron a construir la pista ellos mismos con palas, pero no tenían muy en claro los lotes y comenzaron a hacerla en la quinta de enfrente, donde está la concesionaria de autos. Tuvieron que luego reparar el error” se ríen.

El libro Historia y Progreso rescata el nacimiento de esa entidad. “El ciclismo fue un antiguo arraigo entre nosotros y ya el diario El Independiente decía ‘habiéndose acordado por varios jóvenes de la localidad crear un velódromo invitan a una reunión’. Sin embargo no sería tan rápida ni fácil la empresa, distintas crónicas detallan la realización de innumerables carreras para recaudar fondos y el 30 de septiembre invitaba a una kermese”.

“El 2 de enero de 1929 papel y tinta informa que se adquiere una propiedad de Luciano Palumbo para la construcción del velódromo y su proyecto contemplaba un lago artificial y jardines especiales”, se escribió en el libro que narra la historia contemporánea de nuestro distrito.

González agrega en la nota: “Hubo muchos años de gloria, de largas noches de carreras de ciclismo, era una ciudad con pocas atracciones entonces el espectáculo deportivo era masivo, al igual que el futbol o la pelota a paleta” y remata “Trenque lauquen era una plaza muy importante en la que compitieron grandes campeones como Ernesto Contreras, Octavio Dasan, Jorge Bathis, Sebastián Cancio, Edgardo Simons y otros”.

Pero Trenque Lauquen también dio grandes ciclistas. “Mi abuelo Pablo corrió en el Luna Park, en títulos y carreras fue el que más ganó en Trenque Lauquen, fue tapa de El Gráfico” dice Bruno Villani. También su padre Ruben fue un gran ciclista, como Navarro, Mestre, y otros apellidos destacados.

En el “Historia y Progreso” se rescata el auge de este deporte y los apellidos Garbarino, Chaylat, Villani, Ciotti, Lombroni, Mestre, Zapulla y otros. El 18 de diciembre de 1955 “se inauguro el pavimento en el velódromo y ese día vino Jorge Bathis campeón nacional”.

Como se dijo. En los 90 el ciclismo no gozaba de ningún auge, el velódromo había envejecido y el club tenía deudas tributarias.

“Es difícil que te corran del lugar histórico en el que naciste, pero en ese momento el club no tenia recursos. La venta fue un cambio de época porque se solucionaron los problemas económicos” dice González.

“Es complicado salir de un lugar histórico. Me emociona recordar el viejo velódromo” dice y sus ojos se humedecen “pero hay que ser realista los tiempos cambian y los clubes tienen que sobrevivir”.

Hoy el club no tiene dificultades económicas. En su nuevo lugar, en el Polideportivo inaugurarn una sede y ahora están por cambiar la luminaria a led, para competir de noche de mejor modo.

Los nuevos tiempos traen cambios. Ahora el ciclismo no es sólo de ruta. El mountabike, aunque en nuestra región se le dice ruralbike, es una realidad y atrae a muchos vecinos.

“El club es para todos los que hacen ciclismo aunque hay distintas variantes del deporte. Son mundos distintos desde lo reglamentario, porque en el ciclismo de pista existe un comisario deportivo que si no estás en competencia te sacan, y en el mountanbike siempre llegás. El club tiene que hacer lugar a todos e integrar a todo el mundo, al que quiere hacerlo competitivo y el que lo practica de manera recreativa”.

Villani sostiene que el ruralbike “hoy suma mucho, como el efecto de los runners generaron sobre los maratonistas. Vos fíjate que en la maratón de reyes hay 100 atletas en condiciones de ganarla y van a competir fuertemente, y el resto quiere llegar y superarse a si mismo, en el ciclismo estamos avanzando hacia lo mismo, todos tienen que estar adentro del club”.

A la hora de los desafíos futuros destacaron como todas las entidades “la renovación” y amoldarse a los nuevos tiempos, y ambos no quisieron cerrar la nota sin destacar al joven Marcos Lobosco “hoy es un referente de Trenque Lauquen, tiene 19 años y hace 2 que hace las pruebas clasificatorias de la Bragado, los medios locales deberían destarcarlo más porque se lo merece es el ciclista de élite que tiene hoy la ciudad” dijeron.

Más notas de la sección
Cargando...