Bueno lo que vendrá

A pesar de que no estamos bien, las expectativas hacia delante son positivas. Seguramente que hay que corregir muchas cosas, como en todo proyecto que se pone en marcha.
0

El presidente de la Nación parece tener disposición para escuchar. No se observa en él una posición cerrada ni dogmática; más bien abierta. El Parlamento funciona sin condicionamiento; la Justicia recuperó su autonomía –que nunca debió perder- y las instituciones se desenvuelven con total libertad. Y eso es una conquista mayor de todos los argentinos.
En el plano local, se observa un orden sensible a los requerimientos de la comunidad pero con ciertas insatisfacciones que los representantes en el cuerpo deliberativo deberían esforzarse en detectar. Somos una comunidad en marcha, y eso lo advierten quienes vienen de otros lugares a instalarse, lo que se está dando con regularidad.
Es de lamentar, si, que en la zona y en nuestra vecindad, como la provincia de La Pampa, las inundaciones y los incendios estén haciendo estragos en inmensas superficies del territorio provincial. Y no hay nada que pueda resolver los problemas que ello genera; los subsidios y la ayuda estatal son necesarios y bienvenidos pero los daños son irremediables. Estos males de la naturaleza nos afectan a los que estamos cerca, pero también lo que pasa en la provincia de Santa Fe, el sudeste bonaerense y en todo el litoral.
Debemos estar satisfechos porque hemos pasado una Navidad y Año Nuevo en paz en el país y en nuestro terruño. Comenzamos entonces con energías renovadas. Observemos con mirada crítica lo que nos falta a nivel comunitario, y también en logros no alcanzados para satisfacer demandas sociales, políticas, económicas y culturales. Es también un año electoral, donde las agrupaciones políticas se esforzarán en mostrar lo que tienen para satisfacer las necesidades colectivas.

Comentá a través de Facebook

Comentar

Responder