de Trenque Lauquen

Policiales

“Me desperté y tenía tres tipos con linternas en mi pieza y pegándome con dos palos”

Un vecino de la ciudad de Pehuajó, de 63 años de edad y domiciliado en calle Leandro N. Alem número 250, vivió el lunes por la mañana un desagradable suceso que puso en peligro su integridad física cuando tres sujetos ingresaron a su vivienda.

Ferreyra, relató cómo se dio el hecho en un diálogo en vivo para la pantalla digital de NOTICIAS.

– ¿Cómo ocurrió el robo?

– El hecho ocurre a las 6 de la mañana. Yo estaba durmiendo y siento la puerta de entrada. Yo había dejado la puerta sin llave para mis hijos, entonces ellos aprovecharon eso. Empujaron la puerta y entraron. Yo pensé que eran mis hijos pero entran rápidamente a mi pieza con tres linternas y palos. Me empiezan a decir que les de la plata.

– ¿Ingresaron directamente a la habitación?

– Ingresaron y me empiezan a pegar muy fuerte, con violencia. Con dos palos. Mientras que el tercero revolvía los cajones y todo. En esa circunstancia me seguían pegando, yo un poco dormido, hasta que me pegan un palazo en la 100. Ahí pensé: me van a matar. Ahí le pegué una piña a uno, y empecé a forcejear con los otros dos mientras gritaba el nombre del vecino por si escuchaba y pedía ayuda. Y en ese momento deciden irse…

– ¿Tenían la cara tapada?

– Sí. Tenían un gorro y la boca tapada. Solo se les veía los ojos. Y tenían mucho olor a alcohol y drogas…

– ¿Y cómo siguió la situación?

– Cuando se escapan los empiezo a perseguir y me tiran un palo. Entonces agarré un fierro, me subí al auto y empiezo a seguirlos… En Godoy e Yrigoyen lo encuentro a los tres. Se escapan los tres para dos lados diferentes, yo sigo a uno… y cuando encuentro a uno en Artigas y Zuviría llega un móvil policial y logra detenerlo.

– Los otros dos se fugaron…

– Si, se dieron a la fuga. Pero con las cámaras del monitoreo logran identificar quienes son. Pero siguen prófugos…

– ¿Crees que sabían los movimientos?

– Si, seguramente. Por el modo en el que abrieron la puerta…

– ¿Cómo fueron los golpes?

Me revisaron y tomé antinflamatorios. Solo aguantar los dolores físicos en el cuerpo. Me defendí porque vi cerca la muerte. Me pegaron con tanta violencia con los palos que me preocupé demasiado. No tenían límites porque estaban alcoholizados y drogados. Si me querían matar a palazos, lo hacían.

– ¿Cómo actuó la policía?

– Excelente. Todo el personal de calle, de la Comunal, de la DDI, todos. Actuaron con una celeridad tremenda. El móvil tardó 4 minutos. El problema es que están cansados de meterlos presos. Son los mismos de siempre y la justicia no hace nada. Los tipos entran y salen. Nosotros nos convertimos en rehenes de esas personas. Nuestra vida no vale nada. La justicia no actúa.

– ¿Qué se lograron llevar?

– Se llevaron la billetera con dos mil pesos, el celular, unas llaves, unas escopetas que tenía de mi abuelo y no mucho más.

– Hace un tiempo sufriste otro robo…

– Sí. Me entraron en la quinta y me llevaron herramientas. La soldadora eléctrica la publicaron en facebook para venderla (los delincuentes). Hice la denuncia, y fui a la fiscalía a mostrar que la estaban vendiendo. Me dijeron que había que iniciar trámites con no sé qué Juez para concretar algún allanamiento en dos o tres días… es una burocracia tremenda. En esos días me desaparece la soldadora. Es todo al revés.

– ¿Qué sentimiento te deja esta situación?

Es una impotencia total. Te sentís vulnerado en tu intimidad por este tipo de gente que son los mismos de siempre y no los detienen. Sabemos todos quienes son, pero el problema es la justicia. La justicia no actúa. Y ellos no tienen códigos porque su vida no les importa. Y nosotros somos los rehenes…

Más notas de la sección
Cargando...